Come menos, pero casi de todo

Su alimentación cambia al cumplir un año

Cumplir un año marca el ingreso del niño en la mesa de los mayores. Ya no es un bebé y, salvo algunos alimentos, ya puede comer de todo y él solito.

Montse Gómez
Hábitos de alimentación novedosos desde los 12 meses Ver test Primeros sólidos, ¿lo sabes todo?

Hábitos de alimentación novedosos desde los 12 meses:

Come menos

Al cumplir un año, los niños frenan su ritmo de crecimiento. Si durante el primer año el niño ha sumado alrededor de 25 cm a su longitud, durante el segundo, esta cantidad se reduce a la mitad. Y como crece menos, necesita también comer menos. Aunque cueste entender que un niño mayor coma menos que uno pequeño, así es.

Come él solito

A esta edad el niño siente un deseo auténtico de comer solo. Si para que coma más o para no tener que limpiar después los papás le dan de comer, es probable que al cabo de unos meses pierda ese impulso. Lo mejor es ponerle un babero, colocarle el plato delante y dejarle libertad para que se apañe él solito, con las manos o con los cubiertos.

Ya mastica

Poco a poco los purés y triturados van dejando paso a la comida 'normal', la que toman los mayores. Una de las nuevas habilidades que el pequeño irá consolidando en estas fechas es la masticación. Y pondrá todo su empeño en conseguirlo. Masticar le exige más esfuerzo que comer puré, se cansará antes, pero no se debe triturar para que coma más. Él mejor que nadie sabe lo que necesita, siempre que se le permita decidir cuándo parar.

Se sienta a la mesa familiar

Es muy recomendable que el niño comparta mesa con sus padres y hermanos. La comida es un acto social y, junto a su familia, el niño aprende con el ejemplo y se interesa por lo que comen los mayores.

Desde su trona (o el regazo de mamá) puede mostrar sus preferencias y sentirse uno más.

La comida será algo divertido y alegre que compartir con los que más quiere; y a los padres, dedicados a su propio alimento y más relajados, les será más difícil caer en la tentación de obligarle.

Su relación con los alimentos

Leche

A partir del primer cumpleaños se aconseja que el niño tome medio litro de leche como máximo, incluyendo los yogures y el queso. El exceso de lácteos puede impedir que tome otros alimentos que también necesita para su desarrollo. Si toma pecho, se sigue dando a demanda y ya no es necesario ofrecérselo antes de los sólidos.

Conviene sustituir los biberones por un vaso, para evitar dos problemas: que el niño tome demasiada leche y que el bibe pueda llegar a provocarle caries.

Muchos bebés comienzan a tomar lácteos a partir de los 6 meses de vida. A partir del año pueden seguir tomándolos mezclados con fruta, por ejemplo, para ir ampliando su alimentación.

Nuevos alimentos

Alrededor de los doce meses el intestino de los pequeños ya ha madurado lo suficiente y el riesgo de alergia a los alimentos es menor. Las principales incorporaciones a su menú: leche de vaca, pescado y huevos.

Sal, con moderación

Si durante el primer año se debe evitar la sal, ahora ya se pueden empezar a utilizar pequeñas cantidades de sal yodada para condimentar su comida. Una alternativa es el uso de especias, como el orégano o el perejil. También es aconsejable seguir aliñándole la comida con aceite de oliva.

 

Etiquetas: 1 año, alimentación niños, desarrollo infantil, nutrición infantil, primeros sólidos

CONTENIDO RELACIONADO

separador de contenido separador de contenido separador de contenido

COMENTARIOS