Pintar y usar los colores

Juegos creativos con pintura para dedos

Aunque a los dos años tu hijo no sepa usar un pincel, disfrutará muchísimo pintando y jugando con los colores. Te damos algunas ideas para jugar con pinturas para dedos con diferentes técnicas.

Juegos creativos con pintura para dedos Ver test ¿Es feliz tu hijo?

El niño se divertirá mucho más si al usar pinturas de dedos experimenta con diferentes materiales y técnicas. Eso sí, con dos años son pequeñitos y necesitan siempre la supervisión de un adulto. Las manualidades y la pintura os garantizarán un buen rato de juegos y diversión en familia y ayudarán a tu hijo a desarrollar su creatividad.

Antes de empezar nuesta obra de arte

Acuérdate de poner al niño un delantal (puedes hacerle uno con una bolsa de basura de comunidad) o ropa que se pueda manchar y de proteger el suelo y la superficie sobre la que va a pintar con un hule o similar.

Si podéis pintar directamente en el suelo, encima de un plástico, un hule o unas bolsas de basura de comunidad, mejor que mejor.

La pintura de dedos de toda la vida

Si vais a utilizar la pintura de dedos de la manera tradicional, para pintar con las manos, tiene que ser espesa. Coloca la pintura en una bandeja o en un recipiente de plástico, como un tupper, y dale unas cuantas láminas de papel grueso para que de rienda suelta a su imaginación. Podéis hacer un cuadro precioso con las huellas de sus manos y, ¿por qué no?, de sus pies.

Con un cepillo de dientes

Un cepillo de dientes impregnado en pintura es perfecto para pintar pulverizando. Podéis utilizar como plantillas objetos que tengáis en casa (unas llaves, una caja de cerillas vacía, un tenedor…), utilizar cosas que recojáis en la calle (la hoja de un árbol, un trocito de madera…) o recortar vuestras propias plantillas sobre el cartón de una caja de cereales vacía. Se colocan sobre una cartulina grande y, después de mojar el cepillo de dientes en pintura, se pasa el dedo por las cerdas para pulverizar el color. Podemos utilizar varios colores si tenemos más de un cepillo de dientes o aclaramos bien con agua el cepillo entre color y color. Después, hay que retirar con cuidado el molde que hayamos empleado.

Pintura de dedos sin tocar la pintura

Estas dos técnicas permiten desarollar la creatividad del niño jugando con pinturas y colores, pero sin manchar tanto.

Pintura de goteo: Añade agua a la pintura de manos para diluirla y deja caer un poco en el centro del papel. Si el niño coge el papel por los extremos, la pintura se desplazará de un lado a otro de la lámina y manchará el papel. Cuando esa pintura se haya secado un poquito, vierte pintura de otro color para repetir el proceso.

Pintar con una pajita: Se vierten en el papel varias manchas de pintura un poco aguadas. La idea es coger una pajita de las de los refrescos y soplar sobre ellas para extenderla. ¡se consiguen resultados espectaculares! Vigila al niño mientras pinta, para evitar que aspire la pintura.

Etiquetas: creatividad, familia, juegos, juguetes, manualidades

separador de contenido separador de contenido

COMENTARIOS