Desarrollo

¿Malos? ¡No! ¡Son niños!

¿Puede ser malo un niño de dos años? Evidentemente, no. '¿Seguro?', pregunta una madre, inquieta. Su sonriente bebé, de un día para otro, muerde a su hermano, tira el plato al suelo desafiante y recorre la casa al galope, arrastrando todo lo que encuentra.

¿Malos? ¡No! ¡Son niños! Ver test Educación. ¿Sabes poner límites?

Lo peor de todo es que parece inmune a las órdenes maternas, a sus gritos, a sus súplicas... Su madre empieza a sospechar que el niño le ha salido difícil, por no decir malo.

Pero la respuesta sigue siendo la misma: un niño de dos años no puede ser malo. A los dos años, casi todos los pequeños se estrenan en los comportamientos que habitualmente etiquetamos como 'malos': pegar, morder, desobedecer, tirarse de los pelos... ¿Qué les pasa?

 

¿Qué tiene de malo? (la visión del niño)

En realidad, a los niños de dos años todo lo 'malo' le asusta bastante, incluida la palabra. Malo es el ogro que se come a los niños, el lobo que devora abuelitas, el monstruo que mata a los padres, en fin, malo...Malo es algo muy malo, que hace mucho daño.

Pero dejar resbalar la comida desde la cuchara hasta el suelo, salir corriendo al llegar a la calle, explorar texturas y alturas, dejar clara la voluntad de no moverse del sitio... ¿qué tendrá eso que ver con la palabra 'malo'? Los niños de dos años son así: tercos, refunfuñetas, despreocupados, sin noción del peligro, pesados... Pero siempre con la mejor intención.

 

Entenderlos y entendernos

Sin embargo, es difícil encontrar a una madre que observe orgullosa cómo su pequeño recorre la casa vaciando todos los cajones: 'Qué bonito, qué energía, con qué alegría salta', podría decir esta supuesta madre. No es habitual. Lo que sí es común es zanjar ese comportamiento con un 'no para quieto, no me deja hacer nada'.

De su 'preciosa vitalidad' a nuestro 'infierno particular' media un paso. Su derroche de energía choca con nuestra necesidad adulta de orden, paz y descanso. Es decir, nuestros intereses son distintos, así que habrá que encontrar una solución intermedia.

¿Qué le pasa a nuestro hijo cuando tiene una rabieta, nos pega, lo tira todo, insulta, muerde, no obedece...? Nos toca a nosotros, por ser mayores, tratar de entender las razones de su comportamiento, y presuponerle siempre un buen motivo: ¿necesita atención, afecto, espacio, respeto a sus juguetes? ¿Necesita ser tratado como su hermano, explorar, o está simplemente cansado, tiene hambre o frío?

Otras veces nos daremos cuenta de que su comportamiento no es tan terrible pero nos afecta mucho porque... ¿estamos cansados, tenemos hambre o frío, necesitamos atención, afecto o respeto por nuestro espacio vital?

 

Creatividad

La imaginación es la principal arma para enfrentar lo que podemos interpretar a veces como mal comportamiento, aunque no suele pasar de inadecuado. Si queremos hablar por teléfono y él toca el tambor con entusiasmo, pedirle que lo deje es una pobre idea. Ofrezcámosle otro escenario para su concierto, o un silencioso instrumento con el que deleitar a su invisible público.

 

Cuidado con las palabras

Sabemos de sobra que no debemos utilizar palabras –etiqueta para hablar de nuestros hijos, por la fuerza que ejercen en la configuración de su personalidad. Sin embargo, las usamos: 'El mayor es muy bueno, pero el pequeño es más malo...', 'No, ese niño es malo', le decimos a nuestro hijo de otro que pinta en su camiseta con el barro del parque.

1.- Cuidado, que se lo cree. A los dos años está bastante desprotegido frente a lo que le decimos de sí mismo, justo ahora que está definiendo su autoimagen. Si se lo cree, acabará comportándose de verdad como un niño malo.

2.- Le estamos atribuyendo una mala intención de la que carece. Creamos un enorme conflicto entre su motivación para hacer las cosas (diversión, deseo de conocimiento) y la que le atribuimos (maldad, desobediencia). De esta forma conseguiremos que crezca desconfiando.

3.- Si atajamos su comportamiento con un 'no seas malo' los niños se quedan sin comprender las verdaderas razones por las que no deben repetir determinadas acciones. Por ejemplo: 'Pegar no es la forma de conseguir lo que quieres' (si se puede, le ofrecemos una alternativa ).

 

No son malos, pero sí tienen mal comportamiento

Por más científico que sea el experimento, no está permitido tirar el plato al suelo. Y por muy justificados que estén los celos, morder al hermano tampoco está permitido. Entonces, ¿qué hacemos? Separar el comportamiento de la persona. 'Eso está mal', pero él no es malo. Si podemos afinar, y cambiar «mal» por 'peligroso, doloroso, temerario', mejor.

Siempre hemos de reaccionar de la misma manera.

  • Ponernos en su lugar y demostrarle que entendemos lo que siente: 'Ya sé que necesitas correr y jugar porque hoy no hemos salido de casa'.
  • Explicarles nuestra postura, lo que nosotros necesitamos: 'Pero yo tengo que descansar, tengo una visita...'.
  • Sugerirles una alternativa: 'Así que, por ejemplo, tú puedes rodar y gritar en tu habitación, mientras yo hablo con mi amiga en el salón'.
  • Apoyar todo con una acción firme (y cariñosa), ya que a esta edad la palabra aún es peso pluma. En este caso, lo cogemos con cuidado o le damos la mano para guiarlo a su cuarto. Si le estamos diciendo que no se tocan los enchufes, acompañamos nuestras palabras retirando su mano con la nuestra; si le decimos que no se pega al hermano, le sujetamos a la vez que se lo decimos, reforzando nuestro mensaje verbal con el corporal, pero nunca con violencia.
  • Aceptar que no va a entender la negociación a la primera, es decir, que aquello que no nos gusta lo intentará unas cuantas (miles de) veces más. No es desobediencia, ni maldad, ni reto. Es la fuerza vital que les empuja a experimentar con los límites.

 

Asesores: Pilar de la Torre, psicóloga y psicoterapeuta de niños y adolescentes, formadora en Comunicación No Violenta

Etiquetas: 2 años, cómo educar hijos, educación, niño, niño cabezota, niños inquietos, rabietas

separador de contenido separador de contenido

COMENTARIOS