Educar en valores

¡Mío! Seis reglas de oro para enseñar al niño a compartir

Para los niños de dos años, todo les pertenece y lo suyo es suyo y de nadie más. No es egoísmo, sino una fase de su desarrollo. Tienen que aprender a compartir.

¡Mío! Seis reglas de oro para enseñar al niño a compartir Ver test Niños tiranos, ¿mimo demasiado a mi hijo?

El problema es que el niño de dos años aún no sabe muy bien dónde están los límites.

Para él, desprenderse del trenecito rojo, la pelota hinchable o el oso de peluche significa perder una parte de él mismo. ¡Imposible hacerlo tan fácilmente!

Además, a los dos años, lo que no está no existe: por eso le cuesta tanto comprender que las cosas que se prestan vuelven más tarde a su dueño. Y ponerse en el lugar del otro tampoco es su punto fuerte.

¿Cómo les enseñamos a compartir con los demás?

La labor de los padres es ayudar al niño a comprender que prestar no es lo mismo que perder, que algunas cosas son suyas pero otras no, y enseñarle (poco a poco y con paciencia) a ponerse en el lugar de los demás.

Cuando aparecen otros niños en la vida de nuestro hijo (en el cole, en el parque, con sus primos…), el sentimiento de propiedad cobra todo su sentido y se refuerza.
Los sermones -«Tienes que compartir», «Debes ser generoso»- no sirven. Lo ideal es aprovechar las situaciones y transformarlas en lecciones prácticas: «Llevas mucho rato jugando con el cubo, ahora le toca a Mario, ¿no crees?».

Es bueno dejar pasar un tiempo para que sea el propio niño quien ceda su juguete al que espera. Pasado un rato nos encargaremos de que el cubo vaya de vuelta: «Ahora te toca a ti otra vez».

Ejercer la diplomacia entre dos niños que juegan les ayuda a respetarse y a conocer ciertas reglas, pero ¡ojo!: a veces hay que dejarles resolver solos sus disputas o, simplemente, aceptar su negativa a compartir: cada niño tiene sus pertenencias favoritas a las que se siente emocionalmente ligado y es lógico que las defienda con uñas y dientes.

¿Y entre hermanos? Peleas familiares

Para que no haya trifulcas entre hermanos, el primer paso es garantizar que todos tengan derechos sobre sus cosas. A veces les cuesta compartir porque no se sienten seguros de sus posesiones. Tener en casa juguetes propios (si quieren, los dejan y, si no quieren, no) y juguetes comunes (se comparten por turnos) puede evitar problemas.

Si las peleas son constantes, se puede recurrir a estrategias como asignar un color a cada niño si se trata de objetos semejantes -la pelota roja para María y la verde para Pablo- o poner una alarma que suene cuando toque intercambiar los juguetes.

6 reglas de oro para enseñar a tu hijo a ser generoso

1.- Jugar con otros niños. En la interacción con los demás, el pequeño aprende que a veces hay que ceder, y así se da cuenta de que compartir no es tan malo.

2.- Dar ejemplo. Ser generosos entre nosotros y verbalizarlo: «Un caramelo para mamá, otro para papá y otro para ti» (luego él repetirá esta escena con otros niños). Acostumbrarnos a negociar y a intercambiar en vez de imponer.
3.- Expresar lo que siente. Los sentimientos del niño a veces necesitan nuestra traducción: «Sé que estás enfadada porque Eva ha cogido tu lápiz morado, a las dos os encanta ese color, pero puedes pintar con el resto; cuando ella acabe, te lo dejará».
4.- No criticarle. Recriminarle con calificativos negativos («Eres un egoísta», «Sólo piensas en ti», «Eres un niño muy malo»...) sólo conduce a que la etiqueta y la conducta le acompañen tristemente durante años.
5.- Distinguir. Dejar claro qué cosas son de todos: el columpio, el sofá, la comida... y qué cosas tienen dueño: las suyas son suyas.
6.- Respetar sus cosas. Hay ciertas cosas que no querrá dejar a nadie y está en su derecho. Nosotros hacemos lo mismo.

Violeta Alcocer es psicóloga.

Etiquetas: 2 años, cómo educar hijos, familia, hermanos, niños compartir

separador de contenido

A la cama sin peleas

La hora de acostarse puede ser una lucha diaria, pero con un poco de paciencia, podemos inculcarles una buena rutina de su...

Ver

separador de contenido

COMENTARIOS