Chupete

Chupete

La succión es un instinto innato y el chupete satisface esa necesidad de consuelo que tienen los bebés cuando no pueden mamar o chupar la tetina del biberón

A la mayoría les reconforta y les sirve para saciar ese instinto, que va disminuyendo con el paso de los meses hasta desaparecer por completo. A veces el chupete puede interferir y dificultar el inicio de la lactancia materna, pero, una vez que el bebé ha aprendido a mamar, no hay ningún inconveniente en utilizarlo. El chupete debe ser de una pieza no desmontable y tener un escudo agujereado que facilite la respiración.

¿En qué momento debe suprimirse?
Cuando se aproxima su primer cumpleaños, habrá que empezar a quitárselo, pues si bien en la etapa inicial supone un placer que le permite recordar la comida y aliviar las molestias de la erupción dentaria, más tarde se convierte en una rutina que es preciso eliminar porque resulta nociva y podría alterar el proceso de dentición.

Un uso prolongado o excesivo acaba desplazando el maxilar superior hacia delante. Y no sólo es una cuestión estética, ya que esta malformación puede repercutir en la pronunciación y en la masticación.

Los padres deben ayudarle a que lo deje de modo voluntario, sin métodos drásticos ni traumas, pues siempre existe el riesgo de que el pequeño se chupe el dedo, un hábito mucho más perjudicial: la presión que reciben el paladar y los dientes es mayor.

No es bueno que el abandono del chupete coincida con otro acontecimiento extraordinario para el niño, como el nacimiento de un hermanito o el comienzo de la guardería. Precisamente en estos momentos se muestra emocionalmente más inmaduro y se apega al chupete. Eliminarlo de golpe podría crearle a corto plazo un estado de ansiedad. No obstante, el mayor nerviosismo procede de los padres al pensar que su hijo sufrirá si está sin su chupete, cuando en realidad el pequeño no suele tardar más de 24 horas en olvidarlo.

La higiene ha de cuidarse muchísimo. No se puede dar una pauta en cuanto a su recambio o limpieza, pues depende del uso que se haga de él, pero lo mejor es examinarlo diariamente, desecharlo en cuanto se perciba el mínimo deterioro y esterilizarlo a menudo.

Etiquetas: alimentación del bebé, alimentación niños, enfermedades, niños, problemas de sueño, problemas para comer, salud, salud del bebé, salud niños

Continúa leyendo...

COMENTARIOS