Contagios

Contagios

Los recién nacidos son más vulnerables, pues su sistema inmunitario aún no está bien desarrollado. Debemos evitar cualquier contacto con personas enfermas.

Los abrazos, los besos y las manos contaminadas favorecen la transmisión. No obstante, el contagio se produce antes de que la enfermedad se manifieste. En el hogar se deben extremar las medidas higiénicas cuando alguien esté enfermo (lavarse las manos a menudo, esterilizar biberones y tetinas, ventilar las habitaciones, no toser de frente a menos de medio metro...).

¿Cuándo puede volver a la guardería?
En el caso de que nuestro hijo padezca una enfermedad contagiosa es fundamental evitar su contacto con otros niños para no transmitírsela. No siempre es necesario que se quede en casa o guardando reposo. Si su estado se lo permite, puede salir, respetando siempre esta precaución.
 
El periodo de contagio depende de cada enfermedad. En caso de gastroenteritis, por ejemplo, podrá volver a estar con niños cuando haya cesado la diarrea. Si son anginas o escarlatina, a las 48 horas del inicio del tratamiento con antibióticos. Con una conjuntivitis, una vez que remitan las secreciones. Después de una meningitis, tras el alta médica. Si padece herpes, el peligro de contagio desaparece cuando aparecen las costras. En caso de rubéola, varicela, paperas o sarampión, unos siete días después de la erupción o la inflamación. Y con una gripe, habrá que aguardar unos seis días. Pasado este tiempo, el pequeño podrá reanudar su vida normal, aunque arrastre algún síntoma menor.

Etiquetas: alimentación del bebé, alimentación niños, enfermedades, niños, problemas de sueño, problemas para comer, salud, salud del bebé, salud niños

Continúa leyendo...

COMENTARIOS