Deshidratación

Deshidratación

Consiste en una pérdida grave de parte del agua (más del 5 por ciento) y de las sales que contiene el organismo.

Los síntomas más evidentes son la boca seca, la falta de pis, llanto seco y la fontanela que se hunde progresivamente. Conforme aumenta el grado de deshidratación, se produce sequedad en la piel de todo el cuerpo, los ojos se hunden y los pies y manos se quedan fríos. Pero estos casos son excepcionales, ya que la mayoría de los padres saben que el modo más fácil de evitar una deshidratación es ofrecer suero al pequeño cada vez que sufre una diarrea o vomita en exceso. Igualmente es válida para este fin una bebida casera elaborada con un litro de agua, el zumo de dos limones, una cucharada de azúcar y una punta de sal y otra de bicarbonato. Tanto este zumo como el suero se deben dar en pequeñas cantidades, que se irán aumentando según vaya evolucionando. Si no fuera posible ofrecer ninguna de estas dos sustancias, habrá que llevarle de inmediato al hospital más cercano.

Etiquetas: alimentación del bebé, alimentación niños, enfermedades, niños, problemas de sueño, problemas para comer, salud, salud del bebé, salud niños

Continúa leyendo...

COMENTARIOS