Eccema

Eccema

La piel de algunos niños reacciona a diversos agentes irritantes (cosméticos, medicamentos, algunas plantas, fibras de ropa...) o alergenos (a veces la leche desencadena una alergia en forma de eccema o trastorno digestivo).

Aparecen unas vesículas de tono rosáceo que produce mucho picor al niño.
Aparecen, sobre todo, en los pliegues y, debido al picor que provocan, el niño se rasca y acaban rompiéndose, provocando un exudado que deriva en costras amarillentas que se descaman. Para tratar los eccemas, los médicos recomiendan mantener la piel seca y limpia y aplicar una crema específica. En cuanto se observen los signos típicos de este trastorno, habrá que recurrir al pediatra para que sea él quien valore su estado y ponga remedio. El eccema puede ser agudo o crónico, pero nunca contagioso. A menudo se utiliza este término para referirse a una serie de patologías que, en realidad, deberían llamarse dermatitis (como la atópica, la seborreica o el acné), y que, por supuesto, requieren un tratamiento diferente.

Etiquetas: alimentación del bebé, alimentación niños, enfermedades, niños, problemas de sueño, problemas para comer, salud, salud del bebé, salud niños

Continúa leyendo...

COMENTARIOS