Hepatitis

Hepatitis

La hepatitis es una inflamación del hígado de carácter agudo o crónico La forma más común es la infección vírica (hepatitis vírica). El hígado también puede dañarse por bacterias, alcohol y ciertos medicamentos.

Existen varios virus que pueden producir hepatitis (A, B, C, E, G y Delta). Los tres primeros son los más importantes. El virus de la hepatitis A se da en niños y adolescentes. Es muy contagiosa por la boca, las heces, el agua y los alimentos contaminados. La enfermedad no progresa a la cronicidad y se cura espontáneamente. Hay vacuna. Los virus de la hepatitis B y C tienen una evolución más grave y de peor pronóstico, pues en muchas ocasiones llegan a la cronicidad, con cirrosis y cáncer de hígado. La B se transmite a través de la sangre, agujas no esterilizadas, instrumentos de tatuaje o de dentista, relaciones sexuales y durante el embarazo (de madre a hijo). Existe vacuna antihepatitis B que se administra desde el momento del nacimiento y está introducida en el calendario oficial de todas las comunidades autónomas. No existe, sin embargo, vacunación contra la hepatitis C ni tampoco contra el resto de las hepatitis. Para protegerse contra hepatitis de contagio inmediato se pueden usar gammaglobulinas. Actualmente, las hepatitis B y C crónicas se están tratando con interferón, con buen resultado. Se calcula que hay más de medio millón de afectados en España. La mayoría de los enfermos o portadores están infectados por los virus B y C. No se ha aclarado todavía su origen exacto ni, igual que ocurre con otros virus de la hepatitis, cuáles son las formas de contagio, si bien la principal vía de transmisión probada es la transfusión sanguínea. Existe una vacuna combinada contra la hepatitis A y B. En cuanto a la hepatitis C, se contagia a través de la sangre o del semen. Algunas madres portadoras también se la pueden transmitir a su hijo a través de la placenta, pero nunca después del nacimiento. Sólo en Madrid, se calcula que unos 100.000 ciudadanos la padecen, pero no todos lo saben. Esta enfermedad viral y asintomática fue descubierta en 1989. Hasta que el virus fue aislado, las transfusiones de sangre infectaron a millones de personas. En el desarrollo o el tratamiento de la hepatitis C es muy importante el sistema inmunológico de cada individuo. Existen una serie de medidas profilácticas que deben ser tenidas muy en cuenta: los adolescentes deben evitar las perforaciones de la piel con instrumental que pueda estar infectado.

Etiquetas: alimentación del bebé, alimentación niños, enfermedades, niños, problemas de sueño, problemas para comer, salud, salud del bebé, salud niños

Continúa leyendo...

COMENTARIOS