Heridas

Heridas

Se produce herida cuando la piel o las mucosas pierden continuidad como consecuencia de un traumatismo.

Si la provoca un objeto cortante (un cristal, un cuchillo, una lata...), la herida suele ser muy sangrante y con los bordes bien definidos y limpios. Cuando el causante es un objeto alargado y punzante (una aguja o un clavo, por ejemplo), puede ser más profunda aunque algo más imperceptible en la superficie. Sin embargo, las más frecuentes en los niños son las heridas por culpa de un golpe (al caer al suelo, en un atropello, un choque...). En este caso, aunque no sangran demasiado, se extienden más y los bordes aparecen aplastados y de forma irregular, dejando ver en su interior el desgarro de los tejidos. Las posibilidades de infección son mayores como también es mayor el tiempo de cicatrización. De ahí que deban ser tratadas cuidadosamente. Merecen una atención especial las heridas que afectan a la capa interna de la piel y a los órganos internos del niño. Aunque sea una herida leve, es fundamental prevenir la infección. En primer lugar, habrá que lavarse bien las manos, así como el instrumental que se vaya a utilizar. Las gasas serán estériles y de un solo uso. Limpiaremos la herida a chorro, con agua y jabón o un antiséptico. Este primer paso es importante para arrastrar al exterior los cuerpos extraños. El movimiento de arrastre ha de hacerse desde el centro hacia fuera. El agua oxigenada es válida para detener la hemorragia y también para limpiar. Con el algodón, sin embargo, corremos el riesgo de que deje algún resto de filamento en el interior y retrase la cicatrización. Con unas pinzas o tijeras sin punta cortaremos cualquier pelo o colgajo de piel que haya podido desprenderse, pero sin hurgar.Hasta que cicatrice, la herida se lava cada día y se tapa con un apósito estéril que también ha de cambiarse a diario.

Etiquetas: alimentación del bebé, alimentación niños, enfermedades, niños, problemas de sueño, problemas para comer, salud, salud del bebé, salud niños

Continúa leyendo...

COMENTARIOS