Hipermetropía

Hipermetropía

El ojo hipermétrope es corto en el sentido anterior o posterior y por ello las imágenes de los objetos no se reflejan en la retina, sino detrás de ella.

Igual que la miopía, la hipermetropía está causada por una falta de simetría en la forma del globo ocular o por la incapacidad de los músculos oculares para cambiar la forma de las lentes y enfocar adecuadamente la imagen en la retina. Pero, al contrario que en la hipermetropía, en la miopía el ojo es largo y las imágenes se forman delante. Cuando la hipermetropía es leve, el niño acomoda su visión viendo bien de lejos. En cambio, si se trata de una hipermetropía considerable, se fatiga el músculo que acomoda la visión, y esto da lugar a parpadeo, lagrimeo, dolor de cabeza Las molestias físicas de un hipermétrope suelen aparecer antes de cerca que de lejos. En estas condiciones, el niño requiere llevar unas gafas apropiadas. En general, un ojo sano y normal presenta una hipermetropía denominada fisiológica, que ni molesta ni precisa corrección. En este caso, el ojo es capaz de ver nítidamente de lejos, sin demasiado esfuerzo acomodativo. Muchos niños padecen una ligera hipermetropía que ni siquiera notan y que se va reduciendo con el paso del tiempo, a medida que el ojo crece. Suele aparecer en el nacimiento, aunque no se diagnostica hasta que empieza a quejarse de fatiga ocular. Es importante que los escolares se sometan a un examen periódico desde una edad temprana.

Etiquetas: alimentación del bebé, alimentación niños, enfermedades, niños, problemas de sueño, problemas para comer, salud, salud del bebé, salud niños

Continúa leyendo...

COMENTARIOS