Indigestión

Indigestión

Las indigestiones más comunes son las provocadas por alimentos ricos en grasas, copiosos y mal masticados.

La manifestación más clara de una indigestión es la inapetencia posterior, que a veces se acompaña también de náuseas, sudoración fría y palidez. Este cuadro es lo que los médicos conocen como «dispepsia» que significa ‘digestión difícil y laboriosa’. Por supuesto, el niño malito no debe ser forzado a ingerir más alimento. Si tiene sed, podrá tomar una infusión o unos sorbos de agua o de zumo dulce. Es preferible que se quede tumbado, descansando en una zona poco ruidosa. Para ayudarle a vomitar, pondremos una mano en su frente y con la otra presionaremos ligeramente su estómago. Las primeras tomas de alimento, una vez que esté recuperado, deben ser ligeras: una sopa, un yogur, pollo cocido, pescado blanco... Y nada de alimentos grasos.

Etiquetas: alimentación del bebé, alimentación niños, enfermedades, niños, problemas de sueño, problemas para comer, salud, salud del bebé, salud niños

Continúa leyendo...

COMENTARIOS