Luxación

Luxación

Consiste en la salida de un hueso de su lugar. Puede producirse por traumatismo, por una lesión de los elementos de la articulación o por malformación congénita.

La luxación provoca dolor y limitación de los movimientos. Si el hueso no se coloca en su lugar, la articulación se lesiona y deja secuelas irreversibles. La luxación se corrige con reposo e inmovilidad del miembro luxado. En los recién nacidos es muy frecuente la llamada luxación congénita de cadera. En un primer estadio, el fémur no está fuera, sino que tiene propensión a salirse (es lo que se conoce como disduplasia de cadera). Esta malformación es frecuente en el momento del nacimiento y, a menudo, pasa inadvertida. En caso de que no se coloque en su lugar, a la larga acarrea graves consecuencias, como el desgaste prematuro de la articulación (artrosis) y cojera. Es más frecuente en la población femenina y en la cadera izquierda. Aunque la herencia influye en el desarrollo de este problema, la luxación está también relacionada con otros factores durante el embarazo: es muy común en bebés primogénitos, nacidos de embarazos múltiples o cuando en el momento del parto se encuentran de nalgas. Son circunstancias que limitan espacio y, por tanto, los movimientos del feto en el útero, de forma que puede alterarse la formación natural de las caderas. Para diagnosticar es preciso practicar una ecografía o una radiografía. En los primeros meses, el pediatra puede indicar uso de doble pañal, para evitar la tendencia a luxarse. Pero si la luxación está ya establecida, es necesario un tratamiento ortopédico.

Etiquetas: alimentación del bebé, alimentación niños, enfermedades, niños, problemas de sueño, problemas para comer, salud, salud del bebé, salud niños

Continúa leyendo...

COMENTARIOS