Neumonía

Neumonía

La neumonía (antes conocida como pulmonía) es una infección pulmonar provocada principalmente por bacterias (en especial por la llamada neumococo) o, más raramente, por virus.

Conviene atajarla desde su inicio ya que puede evolucionar a un cuadro grave. Aunque puede manifestarse de repente, el primer síntoma suele ser una infección respiratoria de vías altas (un catarro ligero que va a más). Después aparece fiebre, expectoración (clara al principio pero más verdosa y parda después), tos y dolor en el tórax (que se manifiesta al toser). Además de los síntomas anteriores, la neumonía provoca pulso rápido, falta de apetito, diarreas, palidez y respiración fatigosa. Si el cuadro es muy grave, puede llegar a faltar el oxígeno y producirse cianosis (piel y labios morados). Una vez diagnosticada, el pediatra aconsejará el antibiótico oportuno. Los padres deben procurar que el niño permanezca en una habitación templada, bien ventilada y con cierto grado de humedad. La posición más cómoda suele ser la de semiincorporado (sobre almohadas). Su dieta será preferentemente líquida o semilíquida. Salvo complicaciones, la neumonía se resuelve en unos 10 ó 15 días.

Etiquetas: alimentación del bebé, alimentación niños, enfermedades, niños, problemas de sueño, problemas para comer, salud, salud del bebé, salud niños

Continúa leyendo...

COMENTARIOS