Tos

Tos

No siempre hay que dar antitusígenos al niño aquejado de tos. El pediatra decidirá la medicación en función de la causa que la origine.

Nuestro cuerpo utiliza el reflejo de la tos como mecanismo de defensa, pues, con la expulsión brusca de aire, se arrastra desde los bronquios y la tráquea cualquier tipo de partícula o moco. No siempre la tos del niño se debe a mucosidades. Decimos que la tos es seca cuando no se acompaña de expectoración (es el caso de las faringitis virales o irritativas, traqueítis y laringitis). Con la tos húmeda se mueven las secreciones mucosas en las vías respiratorias (en los procesos crónicos de faringe, tráquea, pulmón y senos). La tos puede ser perruna, debido a un proceso de laringitis o una inflamación de la tráquea. La del niño asmático es seca y sibilante, casi siempre la provocan ambientes contaminados, la práctica de algún ejercicio o respirar aire fresco. Por el contrario, la tos de la tos ferina es convulsiva y con accesos. Al niño que tose hay que ofrecerle abundantes líquidos, a temperatura ambiente, y evitar, mediante lavadoscon suero fisiológico, que las vías nasales se obstruyan. El exceso de calor procedente de la calefacción, la sequedad ambiental, el humo del tabaco, etc., empeoran el estado del pequeño. Merece especial atención la tos de los bebés menores de tres meses, pues podría tratarse de un cuadro de bronconeumonía o bronquiolitis (ver «bronquitis»). Una bronquitis puede ser Nuestro cuerpo utiliza el reflejo de la tos como mecanismo de defensa, pues, con la expulsión brusca de aire, se arrastra desde los bronquios y la tráquea cualquier tipo de partícula o moco. No siempre la tos del niño se debe a mucosidades. Decimos que la tos es seca cuando no se acompaña de expectoración (es el caso de las faringitis virales o irritativas, traqueítis y laringitis). Con la tos húmeda se mueven las secreciones mucosas en las vías respiratorias (en los procesos crónicos de faringe, tráquea, pulmón y senos). La tos puede ser perruna, debido a un proceso de laringitis o una inflamación de la tráquea. La del niño asmático es seca y sibilante, casi siempre la provocan ambientes contaminados, la práctica de algún ejercicio o respirar aire fresco. Por el contrario, la tos de la tos ferina es convulsiva y con accesos. Al niño que tose hay que ofrecerle abundantes líquidos, a temperatura ambiente, y evitar, mediante lavados también la causa de la tos recurrente, que se prolonga más allá de dos semanas o se repite casi todos los meses. Cuando se transforma en crónica suele ser consecuencia de una malformación pulmonar o cardiaca. Es importante que el pediatra evalúe el motivo y ataje el problema para evitar trastornos posteriores. El tratamiento contra la tos lo prescribe el pediatra en función de la causa.

Etiquetas: alimentación del bebé, alimentación niños, enfermedades, niños, problemas de sueño, problemas para comer, salud, salud del bebé, salud niños

Continúa leyendo...

COMENTARIOS