Mascotas, una decisión con cabeza