La Bella y la Bestia llega a nuestras pantallas y a nuestros armarios