Creatividad infantil

¡Modela figuritas de plastilina con los niños!

Si damos a un niño pasta de modelar, enseguida empezará a amasar, presionar, hacer bolitas... Pero la plastilina no es solo un pasatiempo divertido. Además, estimula facetas diversas como el tacto, la destreza manual y la creatividad de los pequeños.

Desarrolla la creatividad infantil Ver test ¿Disfrutas con tus hijos? ¡Haz nuestro test y descúbrelo!

Modelar es una actividad creativa, estimulante y muy divertida. Además, es un buen recurso para otros aprendizajes: por ejemplo, para enseñar a los niños los colores (y cómo mezclarlos para crear otros) y para asimilar conceptos como «más grande/más pequeño».
Antes de los cuatro años, los niños suelen limitarse a apretar y estirar la masa; a partir de esa edad ya intentan representar cosas. Es la época ideal para plantearles modelar algunas figuras de plastilina más complejas como las que vamos a enseñarte a hacer: un camión de plastilina y un osito.

Material necesario

  • Solo hace falta plastilina de colores.
  • Un botellín de plástico servirá de rodillo.
  • Una tarjeta del banco caducada puede hacer de cuchillo.
  • Al principio, el niño necesitará ayuda: no hay mejor excusa para ponerse manos a la obra y descubrir, a su lado, que la plasti es muy divertida.

Mi camión favorito

Mi camión favorito
Para fabricar este vistoso vehículo se necesita plastilina de cinco colores (los que más nos gusten).

1. Primero moldeamos lo que será la plataforma y los ejes de las ruedas. Para hacer los cilindros, amasamos una bola hasta conseguir el grosor y la longitud deseada.
2. Juntamos dos bloques rectangulares para formar la cabina. Un tercer bloque, más grande, será el remolque.
3. Ahora fabricamos las puertas y los cristales: dos cuadrados para las ventanillas, y uno rectangular para el parabrisas. Después hacemos los guardabarros.
4. Para las ruedas, se amasa un cilindro grueso y otro fino, y se cortan en rodajas.
5. Los faros se hacen formando dos bolas pequeñas y aplastándolas.
6. Para el parachoques, moldeamos un cilindro y doblamos los extremos
7. Ya solo falta poner cada pieza en su sitio. Si al niño le apetece, puede añadir más detalles.

¡Un auténtico osito de peluche!

¡Un auténtico osito de peluche!
 

1. Moldeamos tres bolas: una grande y ovalada para el cuerpo, otra redonda y más pequeña para la cabeza, y una tercera a modo de canica para la cola.
2. De un cilindro grueso cortado en diagonal obtenemos las patas; con otro más fino hacemos los brazos.
3. Unimos las patas y los brazos al cuerpo.
4. Dando forma y aplastando unas bolas hacemos el pecho, el hocico, las orejas y las pezuñas. Añadimos unas bolitas para la nariz y los ojos, y completamos las pezuñas.
5. Ponemos en su sitio las orejas, los ojos y el hocico.
6. Unimos la cabeza al cuerpo y pegamos el pecho y las pezuñas.
7. Podemos repartir el trabajo: mientras el niño hace la cabeza, nosotros las pezuñas, etc.

Carlos Cabrero es pedagogo.

Etiquetas: creatividad, juegos, manualidades, planes con niños, tiempo libre

separador de contenido separador de contenido

COMENTARIOS