Una iniciativa para permitir la elección del sexo del hijo

Una nueva iniciativa legislativa popular recoge firmas para permitir la libre selección del sexo de los hijos. Esta propuesta abre un debate ético muy complejo: ¿la elección del sexo de un bebé debería ser un derecho?

Una iniciativa para permitir la elección del sexo del hijo

Actualmente, la legislación española solo permite elegir si el bebé será niño o niña con fines terapéuticos, es decir, cuando hay riesgo de padecer alguna enfermedad genética ligada al sexo. Sin embargo, y ante las peticiones de muchas parejas cuando acuden a un tratamiento de reproducción asistida, el Instituto de Reproducción CEFER ha iniciado una campaña de recogida de firmas para permitir la libre elección del sexo de los hijos. La iniciativa cuenta con el apoyo de la Asociación Nacional de Clínicas de Reproducción Asistida (ANACER).

Argumentos a favor

Según los impulsores de la iniciativa, la prohibición actual está en contra del derecho legítimo de constituir la forma de familia que cada uno desee de forma responsable. “Por experiencia, las solicitudes que recibimos responden a un deseo muy fuerte en el caso, por ejemplo, de parejas con tres hijos del mismo sexo que querrían buscar el equilibrio familiar”, afirma el director médico de CEFER, Simón Marina. Además, la decisión no afectaría a nadie más que a los implicados: “Es una causa justa que no afecta más que a las parejas que persiguen el sueño de ser padres”, sostiene José Codesido, portavoz de ANACER.

Por otro lado, muchas parejas acaban viajando a países como Bélgica y Estados Unidos, donde sí que se permite la elección del sexo, para cumplir con su sueño. “La iniciativa pretende facilitar el acceso a esta técnica a quien no dispone de los recursos económicos suficientes para viajar al extranjero”, indica Marina.

Argumentos en contra

Por otro lado, la propuesta reabre un debate sobre la ética de seleccionar el sexo de los hijos. “Los motivos por los que una pareja quiere un niño o una niña son difíciles de explicar. Y quizá no sea tan defendible el hecho de que sea un deseo particular”, opina Manuel Ardoy, presidente de la Asociación Española para el estudio de la Biología Reproductiva, en declaraciones a SINC. “Los hijos no han de nacer para cumplir las expectativas de los padres, esto es una presión para los hijos. Dentro de un tiempo se querrá selección de sexo y además que sean niños inteligentes o midan 1,80”.

Otra de las cuestiones que plantea la petición es que se produzca un desequilibrio, es decir, que se llegue a una población en la que predomine más un sexo sobre el otro. Para comprobarlo, sería necesario “revisar el número de peticiones que reciben los centros de reproducción asistida en cuanto a la selección de sexo. De todas formas, aunque no se conocen las cifras, posiblemente la petición no sea generalizada y no pudiera generar ningún tipo de desequilibrio. Máxime cuando la mayoría de la población en España tiene hijos de forma natural”, prosigue Ardoy.

¿Cómo se selecciona el sexo?

El sexo de un bebé está determinado por la pareja de cromosomas sexuales. En el caso de las niñas, ambos son de tipo “X”, mientras que los niños tienen un cromosoma “X” y otro “Y”. De esta forma, la mitad de los espermatozoides son de tipo “X”, y determinan que el futuro bebé sea una niña; y la otra mitad son de tipo “Y”, y provocan que el bebé sea varón. Una de las técnicas para la selección del sexo más sencillas aprovecha esta característica y consiste en la separación de espermatozoides en “masculinos” y “femeninos” para inseminar a la mujer con los que interese en función el sexo elegido.

Otra de las técnicas es la selección embrionaria mediante diagnóstico genético preimplantacional (DGP), que se realiza en embriones obtenidos mediante fecundación “in vitro” (FIV).

Un largo camino

Un sondeo previo realizado por CEFER refleja que un 81% de los encuestados –402 hombres y mujeres con y sin hijos – considera que no se debe prohibir. Aun así, los mismos resultados revelan que el 78% no elegiría el sexo de su hijo.

Aunque la polémica está servida, aún queda tiempo para reflexionar al respecto. En primer lugar, la iniciativa legislativa popular debe recoger 500.000 firmas y después debe pasar por el Congreso de los Diputados, que tendrán la última palabra a la hora de decidir si modificar o no la ley actual.

Etiquetas: concebir, concepción, fertilidad, sexo, sexo bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS