Desarrollo cerebral del niño

Ayuda a tu bebé a desarrollar su inteligencia

¿Te gustaría que tu hijo fuese feliz e inteligente? Puedes ayudarle, siempre que ofrezcas a tu bebé lo que necesita para el desarrollo de su cerebro en el momento adecuado.

Aprender, la mayor diversión del bebé Ver test ¿Estimulas a tu hijo lo suficiente?

Porque aprender, la mayor diversión del bebé. Todos los niños están programados genéticamente para ser inteligentes. Se divierten aprendiendo. Desde el primer día. Y si los padres les apoyan, todo debería ir bien. Los recién nacidos se acabarán convirtiendo en los primeros de la clase. Pero antes de eso tienen ante sí un emocionante primer año de vida y un montón de etapas que superar.

La confianza hace libre... a la cabeza

La confianza es esa palabra mágica que hace que tanto los niños como los adultos sean capaces de dar lo mejor de sí mismos. La alegría de vivir y de aprender es algo natural en los bebés sanos. Lo que necesitan para desarrollar todo su potencial es seguridad.

Cuando los bebés perciben la cercanía y la protección constante de sus padres o de las personas que le cuidan, se sienten estimulados a descubrir y entender el mundo. Solo así se sienten seguros.

Sus pequeños cerebros trabajan de una forma especialmente efectiva cuando se sienten queridos y tranquilos. Cuando aprenden sin estrés ni ansiedad y asimilan toda la información que les ofrece el entorno.

Los niños que tienen que ocuparse de comprobar que no están solos no tienen capacidad para procesar todos los descubrimientos que hacen en el día a día.

Vínculo fuerte con mamá y papá

Establecer una unión estrecha, un vínculo fuerte con papá y mamá, es fundamental para el desarrollo de cualquier niño, pero es mucho más importante durante los primeros doce meses.

¿Y cómo se establece ese vínculo seguro que hace crecer en el bebé la confianza en sí mismo? Cuando el niño se siente comprendido y ve sus necesidades de comida, calor, cariño y estímulos rápidamente satisfechas.

La naturaleza se ha encargado de que todos los padres sientan de una forma intuitiva lo que necesitan sus hijos. El vínculo se forma cuando los padres confían en esa intuición, en un intercambio con su bebé a través del contacto físico y visual y de las palabras.

El amor que los padres le dan a su hijo les es devuelto: cuando su bebé les sonríe, o cuando les dedica unos gorjeos de alegría al acariciarle y jugar con él. También al sentir que pueden calmar a su hijo cuando llora y al observar los pequeños progresos que hace en su desarrollo.

Aprender sin estrés

Desde el mismo momento del nacimiento, las neuronas del cerebro del bebé empiezan a empaparse de todas las señales e informaciones que les llegan a través de los sentidos. Intentan ordenarlas mientras se conectan unas a otras. Forman conexiones (sinapsis) y crean canales de comunicación.

Poco a poco surgen complicados patrones que permiten al niño reconocer relaciones y reglas complejas, extraer conclusiones lógicas y actuar en consecuencia. Cuanto mayores se hacen los niños, más estables se vuelven esos patrones.

Por ejemplo, un bebé de siete meses no tiene ningún problema para coger el oso de peluche que tiene delante, en el suelo. Un impulso sale de su cerebro y pone en marcha todo el proceso: estirar el brazo, abrir la mano, agarrar. Hace tres meses, ese mismo proceso le habría supuesto un esfuerzo enorme.

Las distintas regiones cerebrales van adquiriendo forma a gran velocidad. Durante los primeros meses se van creando nuevas conexiones para cada paso que exige el desarrollo del bebé. Y, para eso, el niño necesita sobre todo mucha calma y todos los estímulos que pueda procesar.

 

Cómo se refuerzan las conexiones entre las neuronas

Al principio, las conexiones entre neuronas son muy débiles. Se refuerzan un poco más cada vez que se utilizan.

  • A través de la observación: los niños llevan a cabo una especie de estadística interna; las cosas que siempre aparecen juntas, es que van juntas. Un ejemplo: Pedro, de cinco meses, lleva tiempo sospechando que todos los coches tienen ruedas. Cuantos más coches vea, mayor será su certeza sobre esa conclusión.
  • A través de la repetición: el mundo se basa en ensayo y error. Ana lleva días intentando alcanzar el chupete cuando se le cae en la cama. A veces lo consigue por pura casualidad. Sus movimientos se van haciendo cada vez más seguros, hasta que llegue el día en que sea capaz de cogerlo sin problemas siempre que quiera. Y se lo llevará a la boca con toda la satisfacción del mundo.

 

El bebé elige su material de aprendizaje

El mundo es un enorme laboratorio experimental y el bebé disfruta dando rienda suelta a su curiosidad. Observa y experimenta sin parar. Les enseña a papá y mamá las cosas que le llaman la atención. A partir del quinto mes puede señalar con la mano. Un poco antes ya puede mostrar alegría cuando ve un rostro conocido y con sus primeros balbuceos invita a esta persona a mantener una conversación.

Papá y mamá, intérpretes del mundo

¿La voz de la vecina? ¿Un destello de luz? ¿Es peligroso? Una simple mirada a mamá o papá tranquiliza al bebé. La postura relajada de sus padres, sus gestos amistosos y la voz calmada le indican que todo está bien.

Los científicos denominan “check back” a esta confirmación que los bebés buscan en sus padres a partir de los tres o cuatro meses. Será más evidente cuanto más activo vaya siendo el bebé. Cuando empiece a gatear, a partir de los nueve meses, mirará constantemente a papá y mamá en busca de aprobación, si le animan a seguir o a pararse.

El espectacular desarrollo del primer año

Nunca más volverá a aprender tan rápido como en este primer año. A esas alturas, su cerebro ya habrá multiplicado por tres su tamaño. Ya se habrán creado las conexiones más importantes en las diferentes regiones de su cerebro. Y también habrá adquirido los conocimientos que serán la base de su posterior desarrollo intelectual.

El bebé empieza a pensar en abstracto. Al final del primer año ya sabe que las cosas siguen estando ahí aunque él no las vea. Por eso puede rememorar la imagen de sus padres aunque no los tenga delante.

Este paso es muy importante en su camino hacia la independencia: cuanto más fuerte sea el vínculo del niño, más seguro estará del amor de sus padres y con más facilidad podrá dar los primeros pasos en el gran mundo que le rodea.

 

 

Etiquetas: bebé, desarrollo intelectual, desayuno infantil, estimulación, estimulación bebés, inteligencia emocional, primer año del bebé, recién nacido

separador de contenido

Cómo estimular su memoria

A partir del año de vida la capacidad de recordar evoluciona de manera imparable. Existen algunas técnicas, como la repeti...

Ver

separador de contenido separador de contenido

COMENTARIOS