Comunicación con el bebé

Llora, grita... ¿Qué le pasa a mi bebé?

¿Pero qué le pasa a mi hijo? ¿Qué me quiere decir con su llanto? ¿Qué puedo hacer para que no llore tan desesperadamente?

Ser Padres
Llora, grita... ¿Qué le pasa a mi bebé? Ver artículo Cómo entender los mensajes del bebé

Los recién nacidos transmiten sus necesidades a través del llanto y un limitado repertorio de gestos.

Te explicamos cómo ayudarle a comunicarse con lo que le rodea y cómo averiguaron otras madres qué se escondía tras el llanto de sus bebés.

Bebé recién nacido

  • Le tranquiliza contemplar los ojos de mamá.
  • Se interesa sobre todo por las caras, los contornos y los contrastes.
  • Le gusta la voz de su madre y escuchar canciones tranquilizadoras cantadas en voz baja.
  • Los ruidos desconocidos y fuertes pueden asustarle.
  • Necesita calma y contacto corporal con los seres queridos.

Bebé de 6 semanas

  • Le tranquiliza sentir a mamá cerca.
  • Todo lo conocido le inspira confianza.
  • En este periodo es mejor renunciar a excursiones o actividades que le alteren.

Bebé de 3 meses

  • Le gusta aprender a agarrar cosas, apreciar las texturas de diferentes objetos (lana, plástico, tela, madera...), tocar la nariz, los ojos y la boca de mamá.
  • Se entretiene conociendo su propio cuerpo: las manos y los pies, que mira durante largos ratos. Le encanta estar tumbado desnudo, patalear, chapotear en el agua y hacer sonidos con la boca.

 

Bebé de 6 meses

  • Le fascina jugar a esconder y volver a encontrar. Por ejemplo: papá desaparece detrás de una cortina y vuelve a aparecer de nuevo, la pelota rueda debajo de la mesa y luego está al otro lado.
  • No es un buen momento para cambiar de cuidadora o acostumbrarle a la guardería.

Bebé de 9 meses

  • Necesita la presencia de mamá. Muchos niños se cuelgan literalmente de las piernas de mamá, se levantan agarrándose a ella y no quieren perder ese contacto corporal. Solo cuando se sienten seguros se animan a explorar su entorno.
  • A partir de ahora se mostrará más reservado en el trato con las personas menos familiares.
  • Es muy importante eliminar todo lo que suponga un peligro para el bebé.

Un año

  • El niño puede comunicarse a través del lenguaje corporal y las primeras palabras. Sigue instruciones sencillas: '¡Ven aquí!', '¡da esto a mamá!» o «¡busca la pelota!'.
  • Es un buen momento para acompañarle en su conquista del mundo, por ejemplo, llamando las cosas que él mira por su nombre (ventana, calle, pelota...).
  • Cuando señala lo que quiere, es oportuno expresar sus gestos con palabras ('Quieres que te lleve a la ventana'). Jugar a enseñar e imitar.

Quien no prueba, no acierta

No hace falta experimentar mucho para entender a los bebés. Cuatro madres nos cuentan sus aciertos y errores hasta que llegaron a la solución del problema.

Mi hija no quería tomar más el pecho

Consulta realizada por Diana Casado. Madre de Sofía, que tenía 12 semanas en aquel momento.

El problema: 'Tras unas semanas en las que había amamantado a mi hija sin problemas, Sofía de repente no cogía el pezón. Movía su cabecita de un lado a otro con brusquedad, abría su boquita, pero no se enganchaba. Cualquier intento de meterlo en su boca o desencadenar el reflejo de succión con un roce en sus labios terminaba por hacerla llorar. Yo me ponía más nerviosa tras cada intento porque veía que mi hija tenía hambre'.

Lo que descubrí :'Mi hija estaba con la dentición y la succión le dolía. Mi matrona me sacó de apuros: 'Probablemente sus dientes están a punto de salir y le duelen las encías al succionar', me dijo. Me tranquilizó bastante, porque comprendí que el problema no era mío. Desde entonces, cuando ponía a mi hija al pecho, la hablaba de forma tranquilizadora y esperaba hasta que ella estuviera dispuesta a iniciar la toma. Tras una semana, todo volvió a su normalidad'.

Mi hija apartaba a golpes la cuchara con la papilla

Consulta realizada por Sabina Giganto. Madre de Laura, de 7 meses.

El problema: 'De un día para otro, Laura empezó a golpear la cuchara cuando se la acercaba a la boca con la papilla. Pensé que quizá quería sujetarla ella y se la di. Fue un desastre total. En vez de llevarse la cuchara a la boca, le daba la vuelta para pintar la mesa con ella'.

Lo que descubrí: 'Tras tres días entendí lo que Laura me quería decir cuando apartaba la cuchara: simplemente, ya no tenía hambre'.

Mi hijo lloraba todas las noches desconsoladamente

Consulta realizada por Bárbara Pastor. Madre de Teo, 16 semanas en en aquel momento.

El problema: 'Todas las noches Teo se ponía a llorar a las seis, con la puntualidad de un reloj. Pensé que tenía cólicos, así que lo cogía en brazos, le mecía, le daba masajes, le intentaba aliviar con el aire caliente del secador, le cantaba nanas... Nada surtía efecto. Esta situación se repitió a diario durante semanas. Pensé que eran los cólicos de los tres meses'.

Lo que descubrí: 'Un día, por casualidad, acosté a Teo antes de su hora habitual. Y ¡sorpresa! Se durmió sin un llanto. Entonces me di cuenta de que estaba dejando pasar su mejor momento para conciliar el sueño y por eso luego le costaba tanto dormir. Y mis intentos de calmarle no hacían más que estimularle todavía más, con lo que le resultaba más difícil relajarse. Ahora le llevo a la cama con el primer bostezo y se duerme en seguida, y del tirón'.

Mi hijo siempre miraba al mismo lado

Consulta realizada por Ana Castillo. Madre de Francisco, de 6 meses.

El problema: 'Como Francisco miraba solo hacia un lado, empezamos a preocuparnos. Intentábamos llamar su atención desde el lado derecho, al que parecía prestar menos atención, dando palmadas, llamándole por su nombre… Pero no nos hacía caso. Incluso llegué a pensar que estaba sordo del oído derecho y le llevé a que le hicieran unas pruebas'.

Lo que descubrí: 'El pediatra se dio cuenta de que el lado derecho de su nuca estaba completamente contraído. Simplemente, le dolía girar la cabeza en esa dirección. Ahora acudimos regularmente a un fisioterapeuta y hacemos ejercicios en casa, y ha mejorado bastante'.

Etiquetas: bebé, bebé 1 mes, bebé 3 meses, bebé 6 meses, bebé 9 meses, calmar el llanto del bebé, llanto del bebé, primeros días del bebé, problemas de sueño, problemas para mamar

CONTENIDO RELACIONADO

separador de contenido separador de contenido

COMENTARIOS