Rutinas para dormir

¿Cómo crear los hábitos de sueño del bebé?

Los ciclos del sueño, que son tan personales como las huellas dactilares, se van configurando a la par que el desarrollo del bebé en otras áreas. Pero crear hábitos a la hora de dormir, siempre adecuados a su edad, puede ayudarle a descansar bien, como respetar sus horarios de levantarse y acostarse, incuso los dáis de fiesta.

Luz Bartivas
Recién nacido Ver test Así duerme tu hijo, así es
  • Un recién nacido duerme 16 ó 17 horas diarias. Se suele despertar cada tres o cuatro horas, habitualmente para comer, y permanece despierto entre una y dos horas seguidas, tiempo que irá aumentando poco a poco.
  • Con mes y medio, los patrones de sueño del bebé empiezan a seguir los ciclos de luz-oscuridad. El niño comienza a dormir más por la noche.
  • A los tres meses, el 70% de ellos duerme cinco horas seguidas.

 

3-6 meses

  • A partir de los cuatro meses, el bebé se relaciona más con su entorno y ya intuye cuándo toca comer, bañarse o dar un paseo.
  • Permanece más tiempo despierto en su cuna, aunque duerme la siesta por la mañana y por la tarde.
  • De noche, es probable que ya no necesite la toma y consolide un sueño más largo (de más de seis horas), durante el que se despertará al menos dos veces, aunque suele volver a dormirse él solo.

Estrategia

Es el momento idóneo de sentar las bases para que aprenda a dormir.

  • Durante las siestas el niño debe percibir la luz del sol y habituarse a los ruidos cotidianos de la casa.
  • Por la noche conviene que haya oscuridad y silencio, para que comience a distinguir el día de la noche.
  • Podemos introducir ya el ritual de presueño, que consiste en realizar una serie de actividades tranquilas, como un baño calentito o un juego relajante a última hora de la tarde, para que el pequeño lo vaya asociando con el momento de dormir.
  • Es también la ocasión de plantearnos pasarle a su propio cuarto, ya que hacia los siete u ocho meses aparece la etapa de la angustia de separación, que podría dificultar el cambio.

 

6-12 meses

  • El bebé comienza a interactuar con lo que le rodea y todo le llama la atención.
  • No necesita comer tan a menudo, por lo que su sueño ya no depende tanto de la alimentación.
  • En general, duerme unas 12 horas diarias con dos siestas durante el día (algunos dejan de echar la siesta matinal hacia el año de vida).
  • Aguanta más horas de sueño seguidas por la noche.
  • A partir de los 8-10 meses sus ciclos de sueño empiezan a ser similares a los de los adultos.

Estrategia

Es el momento de afianzar el ritual del presueño y habituarle a dormirse solo.

  • Hay niños a los que les encanta que les cuenten un cuento (que suele ser siempre el mismo), a otros que les canten, otros prefieren acostarse rodeados de sus muñecos y jugar un ratito con ellos o entretenerse con los dibujos de su libro favorito.
  • Este ritual le pone en disposición de dormir pero no debemos quedarnos con él hasta que se duerma. Tras cumplir el ritual, debemos despedirnos y salir del cuarto para que concilie el sueño él solo.
  • Es posible que se despierte alguna vez por la noche y llore al encontrarse solo para reclamar nuestra presencia. Por ese motivo el «objeto transicional», o lo que es lo mismo, su muñeco mantita preferida es fundamental, ya que le aporta seguridad durante la noche.

 

Asesor: Gonzalo Pin, director médico de la Unidad de Sueño Infantil de la Clínica Quirón de Valencia.

Etiquetas: bebé, dormir al bebé, sueño, sueño del bebé

CONTENIDO RELACIONADO

separador de contenido separador de contenido

COMENTARIOS