Juegos para bebés

Desarrollo y estimulación del bebé de los 6 a los 12 meses

Entre los 6 y los 12 meses, el bebé pasa de sentarse él solito a dar sus primeros pasos, de emitir letras sueltas a decir sus primeras palabras… Para que pueda avanzar en su desarrollo, necesita recibir información a través de los sentidos.

Ser Padres para Fisher-Price
Desarrollo y estimulación del bebé de los 6 a los 12 meses Ver test ¿Sabes todo lo que debes saber de tu bebé?

Hay que ofrecerle estímulos visuales y sonoros y, especialmente, sensaciones táctiles a través del juego.

La etapa de los 6 a los 12 meses en la vida del bebé es la época de los grandes descubrimientos: el bebé se convierte en un pequeño explorador de curiosidad insaciable y necesita estímulos que le animen a desplazarse, agarrar objetos, descubrir la relación causa efecto, comunicarse con los demás…

A partir de los 6 o 7 meses, el bebé se da cuenta de que tocando las cosas con las manos puede obtener información de ellas sin tener que llevárselas continuamente a la boca, aunque seguirá chupándolo todo para investigar sus características durante un tiempo.

A partir de los 8 meses, el bebé agarra objetos cada vez más pequeños entre su dedo pulgar y el índice con un movimiento de pinza que irá perfeccionando. Todos los estímulos que podamos proporcionarle para desarrollar la motricidad fina serán cruciales en esta etapa.

De los 9 a los 12 meses, el bebé muestra gran interés por las cosas que papá y mamá sabemos hacer con las manos. Nos observará e intentará imitarnos.

¿Qué juegos y estímulos favorecen el desarrollo del bebé de 6 a 12 meses?

El primer estímulo: el amor de mamá y papá

Los bebés descubren el mundo a través de la interacción con las personas que les rodean, y en especial, con su madre y su padre. Jugar con papá y mamá, reírse con ellos, oír sus explicaciones sobre lo que hay alrededor mientras se lo señalan, los besos, caricias y mimos, las canciones que le cantan… Todas las manifestaciones de cariño y atención de los padres son el mejor caldo de cultivo para una inteligencia despierta y un bebé curioso y estimulado.

Sonidos: ¡Música, maestro!

La música es un estímulo para el aprendizaje del bebé: sus tonos graves y agudos estimulan las conexiones neuronales, reorganizan el cerebro del bebé y apoyan sus descubrimientos.

Además, se ha comprobado que los sonidos armónicos, en los que predominan los tonos agudos, predisponen al bebé para el aprendizaje.

Según Elisabeth Fodor, la creadora del “Método Fodor” de estimulación de los bebés, el periodo álgido de sensibilidad musical es alrededor de los 8 meses, por eso los juegos musicales son especialmente importantes en esta etapa.

Primeras palabras: el lenguaje, un juguete más

En el segundo semestre de vida, el lenguaje experimenta un desarrollo espectacular. Alrededor de los siete meses, los niños empiezan a decir sus primeras sílabas: “ma”, “gue”, “ta”… Con diez meses dicen los primeros bisílabos: 'ma-ma', 'pa-pa' y 'te-te' y saben imitarnos cuando les saludamos con la mano. Un mes más tarde empieza a emitir sus primeras palabras cortas y a conocer el significado de otras como 'dame', 'toma esto' y 'no'.

Habla a tu hijo despacio, vocalizando bien y de modo expresivo, mirándole a la cara con cariño. Las inflexiones de tu voz y tu expresión facial le transmiten información sobre el mundo y sobre tus sentimientos hacia él. Y recuerda: utiliza las palabras como son, no imites su “lengua de trapo”: aunque resulta muy graciosa, si tú le hablas igual ralentizarás su aprendizaje.

Juguetes y objetos visualmente llamativos: un estímulo para explorar el mundo

A partir de los 6 meses el bebé es capaz de girarse para darse la vuelta, a partir de los 7 meses, puede mantenerse sentado sin apoyo. A los 8 meses le encanta jugar tumbado en el suelo, y a los 9 meses muchos niños se lanzan a gatear. Son los grandes pasos que le permitirán, entre los 12 y los 16 meses, aprender a andar sin ayuda.

Lo mejor que podemos hacer los padres para estimular estos logros es ofrecer estímulos a nuestro bebé que le motiven para ponerse en movimiento: jugar con el a llamarle para que intente acercarse a nosotros, jugar al “pilla-pilla” si ya gatea, colocar su juguete favorito u objetos que le llamen la atención a cierta distancia para que intente cogerlos y alejárselos cada vez más…

Los juguetes y objetos de colores vivos y con sonidos llamativos son perfectos en esta etapa, y más si permiten al bebé interactuar: un pañuelo vistoso de mamá que cambia de forma cuando el niño lo arruga, una caja con algo dentro que suena cuando él lo agita, los peluches…

Aprenden tocando

A través de las sensaciones enviadas por el tacto, el cerebro del bebé es capaz de proyectar imágenes completas. Incluso los bebés más pequeños saben reconocer cuando lo ven un objeto que han examinado con las manos y la lengua.

A los seis meses, el bebé ya puede coger un biberón y cambiar los objetos de una mano a otra. A los siete meses utiliza las manos con mucha más libertad y toca y manipula todo lo que está a su alcance. Chupa las cosas y le encanta tirarlas al suelo para buscarlas después. ¡Empieza una época muy cansada para sus padres! Con 10 meses le encanta escuchar los sonidos que es capaz de hacer aporreando objetos, rasgando revistas, tocando los botones de sus juguetes...

Estas experiencias le ayudan  a descubrir la relación causa efecto y aumentar su autonomía y su curiosidad. Sentir que es capaz de hacer aparecer y desaparecer objetos al taparlos o destaparlos, que puede hacer sonar música cuando agita o aprieta un juguete, que su muñeco favorito le “responde” si él le sujeta la manita… El bebé necesita aprender desde sus propias experiencias, es de donde saca la información.

 

Un juguete para esta etapa: el Perrito Amoroso Aprendizaje de Fisher Price

Los peluches con efectos sonoros como el Perrito Amoroso Aprendizaje de Fisher Price son un juguete ideal para esta etapa de la vida del bebé.

El perrito amoroso es un simpático amigo para jugar, cantar y divertirse. Su corazón se ilumina al ritmo de la música, y responde al tacto del niño hablándole dulcemente y cantando varias canciones.

Dispone de dos opciones de juego interactivas: opción aprendizaje -enseña al niño letras, números, partes del cuerpo y colores, a través de cuatro divertidas canciones–y opción música y juegos -seis canciones más, que invitaran al bebé a interactuar con el perrito, bailar y moverse al ritmo de las canciones-.

Etiquetas: aprender a caminar, aprender a hablar, desarrollo del bebé mes a mes, desarrollo psicomotriz, educación, estimulación, juguetes, publirreportaje

CONTENIDO RELACIONADO

separador de contenido

Los beneficios del gateo

Los bebés suelen empezar a gatear entre el noveno y el décimo mes, aunque algunos se lanzan a andar sin haber gateado nunc...

Ver

Los enemigos del gateo

Lo más importante para que tu hijo empiece a gatear es, siempre, dejarle en el suelo. Los accesorios como hamacas y andado...

Ver

separador de contenido

COMENTARIOS