La subida de la leche

¿Cómo funciona el pecho en la lactancia?

El pecho funciona igual tanto si la madre conoce sus secretos como si no. No vamos a darte normas ni trucos sobre qué hacer para “sacarle partido” sino simplemente información entretenida para que conozcas algo más sobre tu cuerpo y cómo se comporta durante la lactancia.

Antes del parto Ver test Lactancia y alimentación: qué comer cuando das el pecho

Antes del parto:

  • En el momento de nacer, niñas y niños tienen el pecho exactamente igual.
  • En la mayoría de los casos, los senos se mantienen en reposo hasta la pubertad, cuando las hormonas femeninas hacen que crezcan y se desarrollen, poblándose de grasa y de tejido glandular.
  • Lo que diferencia un pecho grande de otro pequeño es la cantidad de grasa; la cantidad de glándula es más o menos la misma, y las mujeres con el pecho pequeño pueden dar de mamar exactamente igual que las que tienen el pecho grande.
  • En cada ciclo menstrual el pecho crece un poco, como esperando tener que entrar en funcionamiento, y vuelve a disminuir al ver que era una falsa alarma.
  • Cuando llega el embarazo, por fin crece libremente; los conductos de la glándula se ramifican y las células secretoras se multiplican.
  • Durante el embarazo hay altos niveles de prolactina, la hormona que produce la leche. Pero apenas se producen unas gotas, o nada, porque las hormonas de la placenta (estrógenos y gestágenos) impiden la acción de la prolactina.

 

La subida de la leche

  • Después del parto, los niveles de estrógenos y gestágenos bajan progresivamente en dos o tres días y la prolactina puede por fin asumir su destino y producir leche.
  • Hacia el tercer día, la madre suele notar los pechos más hinchados, lo que se conoce como subida de la leche. Antiguamente, cuando en los hospitales se «prohibía» dar el pecho hasta que habían transcurrido 24 ó 48 horas del parto, y los 10 minutos cada cuatro horas eran "ley sagrada", la leche se acumulaba y producía una hinchazón descomunal. Los pechos se ponían como piedras, y algunas mujeres tenían "fiebre de leche" (que no es debida a una infección, sino al reventón de los conductos llenos de leche).
  • Cuando el recién nacido se pone al pecho en la misma sala de partos y permanece luego en la habitación de la madre para mamar todo lo que quiera y cuando quiera, la subida de la leche es muy flojita, y algunas mujeres aseguran que no notan nada de nada. El bebé va engordando y es la mejor prueba de que la leche sí que ha subido, aunque no se note.

Las hormonas mandan

El funcionamiento diario del pecho está regulado principalmente por tres hormonas: la prolactina, la oxitocina y el FIL.

La prolactina

Hace que la glándula mamaria fabrique leche. Cuanta más prolactina, más leche.

  • Ya durante el embarazo el nivel de prolactina era alto.
  • Cada vez que el niño mama se produce un pico mucho más alto, que tarda unas horas en bajar.
  • Si el bebé tiene mucha hambre y mama mucho, se produce mucha prolactina y más leche.
  • Si tiene poca hambre o no se le da de comer siempre que lo pide, mama poco y se produce menos leche. Cuando hay gemelos o trillizos, como maman el doble (o el triple), se produce el doble o el triple de leche.
  • Al cabo de unos meses de lactancia, la cantidad de prolactina disminuye.
  • Y al cabo de unos meses más, vuelven los ciclos menstruales, y con ellos los estrógenos y gestágenos que impiden a la prolactina actuar. Sin embargo, sigue saliendo leche, y cada vez más.
  • Aún no se sabe muy bien cómo funciona; parece que con el tiempo el FIL tiene un papel mayor y la prolactina pierde importancia.

La oxitocina

Es la misma que provoca las contracciones en el parto.

  • Hay fibras musculares involuntarias que rodean a las células secretoras y al contraerse, "exprimen" la leche.
  • Muchas mujeres notan, al comienzo de cada toma, esa contracción, el "golpe de leche".
  • Muchas veces, mientras el bebé mama de un lado, el otro pecho gotea.
  • Al cabo de unas semanas de lactancia, la mayor parte de las mujeres dejan de notar esa "crecida". El pecho aparentemente no se hincha ni se deshincha, no gotea, está siempre blando... pero hay más leche que antes.

El FIL (factor inhibidor de la lactancia)

Es una proteína que está siempre presente en la leche.

  • Cuando el niño mama mucho, al sacar la leche saca también el inhibidor, y en las próximas horas la leche se fabricará a toda velocidad.
  • Si el niño mama poco, el inhibidor se queda dentro, y el pecho fabrica muy poca leche.
  • Si el bebé solo toma un pecho (lo que es normal, tan normal como tomar los dos), para la siguiente toma estarán los dos casi igual de llenos, porque el pecho lleno estaba inhibido, mientras que el pecho vacío ha fabricado leche.
  • Así se regula, de una toma para otra, y en cada pecho por separado, la producción de leche para ajustarse a las necesidades de cada bebé.

Dr. Carlos González, pediatra experto en lactancia materna y alimentación del bebé.

 

Etiquetas: alimentos prohibidos lactancia, amamantar, bebé, dar el pecho, lactancia, lactancia materna

separador de contenido separador de contenido
COMENTARIOS