Un parto con menos dolor

La respiración en el parto

Una respiración profunda en el parto ayuda a relajarse, oxigena mejor, puede aliviar el dolor y beneficia al futuro bebé. Por eso es importante respirar bien durante el parto. Te explicamos cómo se hace.

La respiración en el parto Ver video Pilates en el embarazo: la respiración

La técnica de la respiración se aprende en los cursos de preparación al parto, pero es bueno practicarla en casa las semanas antes para que salga de manera automática.

Las mujeres que desean dar a luz con epidural también deberían aprender a respirar en el parto, por si no pueden aplicarles la anestesia.

Si en un momento confuso la mujer se olvida de respirar bien, o si no ha realizado el curso preparto, no hay que preocuparse: el ginecólogo o la matrona la dirigirán en todo momento.

¿Cómo hay que respirar en el parto?

En los periodos sin contracciones conviene hacer respiraciones conscientes, pausadas y profundas, usando el diafragma y los músculos intercostales para llenar de aire los pulmones.


Durante las contracciones del parto se hacen dos tipos de respiración.

  • Al comenzar a sentir la contracción, se hace una inspiración profunda por la nariz y se espira por la boca.
  • Después se hacen respiraciones profundas y rápidas (como jadeando) para aliviar el dolor (si el parto es con anestesia epidural, esta respiración no es necesaria).
  • Cuando la contracción termina, se hacen una o dos respiraciones profundas.

Cuando la mujer tiene ganas de empujar, pero debe evitar hacerlo porque el cuello del útero no se ha dilatado totalmente, debe respirar jadeando.

Durante el expulsivo lo ideal es tomar aire, utilizando el diafragma, antes de cada pujo y empujar con fuerza sin soltarlo.

Pedro de Fuente, catedrático de Obstetricia y Ginecología de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid.

Etiquetas: contracciones, dolor del parto, embarazada, embarazo, mujer, parto, técnicas de respiración

separador de contenido separador de contenido

COMENTARIOS