¿Cómo se provoca el parto?

Métodos para inducir el parto

Si tienen que inducir tu parto, ¿sabes qué sistemas hay? Como cada embarazo es un mundo, el tocólogo decide la solución idónea en cada caso . Te explicamos qué posibilidades hay, cómo y cuándo se utilizan y cuál es su efecto.

¿Cómo se elige el método para inducir el parto? Ver artículo Parto inducido: preguntas frecuentes

¿Cómo se elige el método para inducir el parto?

Fundamentalmente, lo que determina el método para inducir el parto que se emplea es el estado del cérvix o cuello del útero. Para conocerlo se usa el test de Bishop.

Palpando el cuello uterino, los tocólogos valoran cinco características que indican si el cérvix está más o menos favorable para el parto:

  • El borramiento del cuello del útero (longitud del cérvix): para que se produzca el parto, el cuello tiene que ser fino y delgado.
  • La consistencia: para que el parto evolucione, el cuello del útero debe ser blando.
  • La posición del cérvix respecto a la vagina: en el parto debe encontrarse centrado.
  • La dilatación, que puede ir de 0 a 10 centímetros. La distancia a la que se encuentra la cabeza del feto de la salida del canal del parto. Cuanto más favorable esté el cérvix, más fácil será la inducción.

Además del test de Bishop, el tocólogo valora otras circunstancias como la paridad (si es el primer parto o ya se ha parido alguna vez), si se ha tenido una cesárea anterior o si las membranas de la bolsa de aguas están rotas o no. En función de todo ello, empleará un método u otro para provocar el parto.

Los tres métodos para inducir el parto:

1.- Inducción con prostaglandinas (maduración cervical)

Cuándo se utiliza

  • Cuando el cérvix está poco preparado para el parto.

Efecto

  • Madura el cuello del útero y lo prepara para la dilatación.
  • También produce contracciones.

Cómo se administra

  • Directamente en el cuello del útero por medio de un gel intracervical o de una especie de 'tampón' (método que más se usa actualmente).

2.- Inducción con oxitocina (hormona sintética)

Cuándo se utiliza

  • Cuando el cérvix está más favorable.
  • Después de madurarlo con prostaglandinas para terminar la dilatación.
  • Si las prostaglandinas están contraindicadas.

Efecto

  • Produce contracciones.

Cómo se administra

  • Por vía intravenosa, disuelta en un suero y en pequeñísimas cantidades para evitar los efectos de una posible sobredosificación (que provocaría un exceso de contracciones muy potentes que podrían alterar el bienestar del feto).
  • Siempre que se administra oxitocina, la mujer debe estar monitorizada para vigilar la respuesta del útero y del feto.

3.- Rotura de la bolsa amniótica (amniorrexis artificial)

Cuándo se utiliza

  • Generalmente como apoyo a la medicación inductora.

Efecto

  • Al romperse la bolsa de aguas se liberan al torrente sanguíneo prostaglandinas naturales que desencadenan contracciones.
  • Por ello, en la inducción del parto siempre se rompe la bolsa para reforzar la acción de la oxitocina o la prostaglandina sintética.

Cómo se administra

  • El ginecólogo o la matrona introducen, a través del cuello del útero, un instrumento alargado que termina en un gancho, llamado lanceta.
  • Es un procedimiento indoloro, sin riesgos para la madre y el bebé.

Gema Magdaleno del Rey, matrona del Hospital La Paz, Madrid.

Etiquetas: embarazo, oxitocina, oxitocina parto, parto, parto inducido, prostaglandina, provocar el parto

CONTENIDO RELACIONADO

separador de contenido separador de contenido

COMENTARIOS