Una ayuda en el posparto

Revisión de la matrona a domicilio

Después del parto, la madre espera con ansia el encuentro con la matrona o enfermera para que resuelva sus dudas sobre el bebé. Esta primera visita puede ser en casa si a la madre le resulta difícil desplazarse.

Ana I. Sánchez Rebollo
¿Cómo se puede solicitar la visita? Ver artículo Posparto: el botiquín de la recién mamá

¿Cómo se puede solicitar la visita de una matrona a domicilio?

  • Las madres avisan al centro de salud del nacimiento de su hijo y la piden.
  • La revisión debe concertarse entre los diez y los quince días desde el parto.
  • Las matronas suelen informar, en los cursos de preparación al parto, sobre la existencia de este servicio de visita domiciliaria al recién nacido y a la madre, y explican cómo y cuándo solicitarlo, ya que esto depende de cada centro de salud.
  • En algunos centros están coordinados con el hospital de referencia para que este facilite una relación periódica de recién nacidos, y así poder informar a las mamás que no solicitan el servicio.

¿En qué consiste la revisión?

  • Puede solicitar la visita domiciliaria cualquier mujer que acabe de dar a luz, tanto si lo ha hecho en una maternidad pública como en una privada.
  • En la práctica, las matronas o enfermeras solo atienden en casa en circunstancias especiales:
    1. porque la madre no se encuentra bien física o anímicamente ( parto con problemas, cesárea complicada...);
    2. porque le resulta difícil salir de casa con el recién nacido: en el edificio donde vive no hay ascensor, ha dado a luz a gemelos, tiene otros hijos pequeños, etc.
  • La visita dura aproximadamente una hora.
  • La puede realizar la matrona y/ o la enfermera de pediatría, según la capacidad de cada centro de salud, y siempre en colaboración con el pediatra y el médico de familia.
  • Los contenidos de esta revisión están reflejados en los «protocolos de atención puerperal para las matronas de atención primaria»:

1. Datos del parto

  • La especialista inicia la visita recogiendo datos de la evolución del embarazo y del parto, así como de los días de estancia en la maternidad.
  • Si el parto fue una experiencia gratificante es bueno que lo recree, lo comparta y lo incorpore como un momento único en su vida.
  • Si la experiencia no fue buena, la matrona puede ayudarle a entender lo que ocurrió.

2. Estado físico de la madre

La especialista realiza una exploración física de la mujer: senos, involución uterina, cicatriz de la episiotomía o de la cesárea, aspecto de los loquios... y le explica cómo debe cuidarse en la etapa del posparto:

  • Para que no aparezcan grietas en los pezones, le indica cuál es la postura más adecuada para dar el pecho al bebé.
  • Para aliviar las molestias de los entuertos, le explica cómo realizar respiraciones abdominales y/o emplear las técnicas de relajación aprendidas durante el embarazo.
  • Para curar la episiotomía, le recomienda mantener la zona limpia y seca. Si la evolución es normal, le aconseja realizar un masaje de la cicatriz con aceite de rosa mosqueta a diario para favorecer la cicatrización.

3. Valoración psicológica

Para descartar problemas emocionales importantes, como la depresión posparto.

4. Estado del recién nacido

  • La especialista examina su aspecto general, vitalidad, estado nutricional, hidratación, ombligo, llanto, tono y motricidad, reflejos, etc.
  • También presta especial atención a posibles anomalías y tranquiliza a los padres si el bebé tiene alguna lesión cutánea benigna y transitoria (dermatosis neonatales).
  • Si no se ha hecho antes, se puede tomar al recién nacido la segunda muestra de sangre del talón.

5. Valoración social

Ven cómo se desenvuelve la madre en su hogar, cómo y dónde da de mamar al pequeñín, cómo preparar los biberones, cómo es el cuarto del bebé... Necesitan comprobar que el ambiente es adecuado y que el apoyo familiar es satisfactorio. De no ser así, la matrona puede pedir la valoración del trabajador social. En esta valoración social también se tiene muy en cuenta el papel del padre y de otros familiares, tanto en la recuperación de la madre como en los cuidados que recibe el recién nacido.

6. Responder a las preguntas de la madre

  • Muchas de ellas tienen que ver con la lactancia, ya sea materna o artificial, y con los cuidados del bebé: baño y aseo, higiene del cordón umbilical, cambio de pañales, lavado de ojos, ritmo de sueño-vigilia, llanto, manejo del cólico del lactante, hipo, horas de paseo, etc.
  • Para no olvidarse de nada, conviene anotar las dudas que surjan desde el primer día que se llega a casa.

7. Dar consejos útiles

  • Con toda esta información, la última parte de la visita se dedica a continuar la labor educativa iniciada en los cursos de preparación al parto y a aconsejar a la nueva madre sobre su alimentación, el aseo, la práctica de ejercicio físico, las relaciones sexuales, los métodos anticonceptivos, etc.
  • El encuentro es útil para resolver dudas sobre la lactancia materna y comprobar que el niño está mamando bien. La experta explica a la madre cómo asegurarse de que el bebé succiona correctamente.
  • También se aprovecha para recordar a la madre los ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico, que se aprendieron durante el embarazo.
  • Al terminar la revisión, se informa a la madre de la posibilidad de acudir a los cursos de recuperación posparto o de estimulación materno-infantil, si el centro de salud los lleva a cabo.

 

Asesoras: Matilde Fernández y Fernández-Arroyo, matrona de la Unidad Docente de Matronas de Madrid. Pilar Elipe Rebollo, enfermera del centro de salud Lucero, Madrid.

Etiquetas: madre, maternidad, matrona, mujer, parto, posparto

CONTENIDO RELACIONADO

separador de contenido separador de contenido

COMENTARIOS