Embarazada y trabajo

Baja en el embarazo: ¿cuándo pedirla?

Si estás embarazada, ¿puedes trabajar hasta el último día? Si todo va bien sí, pero con ciertas precauciones. Lee esta tabla de recomendaciones sobre cuándo habría que interrumpir la actividad laboral.

¿Afecta el trabajo al embarazo? Ver test ¿Qué tipo de embarazada eres?

¿Afecta el trabajo al embarazo? El embarazo no es una enfermedad, pero sí una situación fisiológica muy vulnerable tanto para la madre como para el bebé que se está gestando.

Hay trabajos que son incompatibles con el embarazo, como los que implican el contacto con ciertos agentes químicos o biológicos (el empresario debe modificar las condiciones del puesto de trabajo para evitar estos riesgos a la embarazada).

En otros casos, el riesgo no viene del trabajo en sí, sino del desarrollo del embarazo o el historial médico de la mujer, por ejemplo, si la futura mamá tiene la tensión alta, es un embarazo múltiple, hay peligro de parto prematuro o aborto, o si el feto no se está desarrollando correctamente. En esos casos, los médicos prescriben incapacidad temporal (la baja de toda la vida, que no se descuenta del permiso por maternidad de 16 semanas después del parto).

Pedir la baja en un embarazo “normal”

Sin embargo, ¿qué pasa con las gestaciones normales? Incluso en el mejor de los embarazos hay una serie de molestias asociadas que pueden dificultar la realización de ciertas tareas.

Si estás pensando en pedir una baja por tu embarazo, tendrás que hablar con tu médico: ellos son los encargados de evaluar cada caso en particular.

Cuándo hay que pedir la baja según el tipo de trabajo:

Como documento de referencia, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia ha elaborado una tabla de recomendaciones sobre cuándo habría que interrumpir la actividad laboral en función de la actividad física que implique el trabajo.

Sobre los valores que figuran a continuación, en caso de parto múltiple la baja se adelanta entre dos y tres semanas, dependiendo de la actividad.

Cuándo comenzar la baja:

Baja en el embarazo en la semana 37

  • Trabaja sentada o con actividad física ligera.
  • Está de pie menos de cuatro horas al día y menos de 30 minutos por hora.
  • Se agacha por debajo de la rodilla menos de dos veces por hora.
  • Sube escaleras menos de 4 veces por turno.
  • Levanta menos de cinco kilos de peso menos de cuatro veces por turno.

Baja en el embarazo en la semana 30

  • Está de pie de forma intermitente más de 30 minutos por hora.

Baja en el embarazo en la semana 26

  • Se agacha de dos a nueve veces por hora.
  • Sube escaleras cuatro o más veces por turno.
  • Carga peso (menos de cinco kilos cuatro o más veces por turno o de cinco a diez kilos menos de cuatro veces por turno).

Baja en el embarazo en la semana 22

  • Pasa de pie más de cuatro horas al día seguidas.

Baja en el embarazo en la semana 18

  • Se agacha (por debajo de la rodilla) más de diez veces por hora.
  • Carga peso de más de diez kilos cuatro o más veces por turno.

¿Qué factores del trabajo afectan a tu embarazo?

Permanecer en la misma postura mucho tiempo (de pie o sentada) y tener que levantar peso son las dos circunstancias que más suelen afectar al trabajo de las mujeres embarazadas:

  • Mucho tiempo de pie: trabajar de pie más de tres horas seguidas es un factor de riesgo de parto prematuro, sobre todo si hay varices (podemos utilizar medias de compresión para mejorar la circulación).

De hecho, un reciente estudio publicado en la revista Occupational and Environmental Medicine y desarrollado en los Países Bajos llegó a la conclusión de que los bebés cuyas madres pasan largos periodos de pie durante su embarazo nacen con la cabeza un centímetro (3%) más pequeña que la media, lo que implica una tasa de crecimiento más lento.

Si no podemos sentarnos a ratos, es aconsejable contemplar con el jefe la posibilidad de intercambiar funciones con otro compañero que desarrolle una actividad más sedentaria.

  • Mucho tiempo sentada: la lumbalgia (dolor en la zona lumbar), que a veces se convierte en ciática (cuando se comprime el nervio ciático), es un problema común al final del embarazo que suele agravarse si pasamos muchas horas sentadas en la misma postura. Si este es el caso, es recomendable dar un pequeño paseo cada dos horas, momento que podemos aprovechar para estirar la espalda. A veces, los dolores de espalda también están asociados a una mala higiene postural o al uso de mobiliario inadecuado en el trabajo.
  • Levantar peso: manipular una carga superior a tres kilos puede entrañar riesgo, sobre todo si se realiza el movimiento mal. Habrá que estudiar si estas tareas puede asumirlas otro compañero y, si no es posible, solicitar un cambio de puesto.

Cuidado también con...

  • El estrés: se ha demostrado que el estrés durante el embarazo es uno de los factores de riesgo para que el bebé nazca prematuro y el trabajo es una de las fuentes de estrés durante la gestación. Si tenemos mucho volumen de trabajo, habría que plantearse delegar algunas de nuestras funciones. Si esto no es posible, conviene buscar la manera de relajarnos durante el día, por ejemplo, realizando ejercicios de respiración durante los descansos.
  • El cansancio: para tener más tiempo de reposo, podemos pedir que nos pongan horario de mañana o de tarde para evitar desplazamientos. En caso de que no sea posible, lo ideal sería tratar de dormir una siesta en el descanso de mediodía.

Según el estudio que mencionamos antes, los bebés nacidos de las mujeres que trabajaban más de 40 horas tienen una circunferencia de cabeza un centímetro menor y un peso más bajo que los hijos de mujeres con menos de 25 horas semanales de ocupación laboral. La diferencia se hace patente en el tercer trimestre de embarazo.

Muchas mamás prefieren juntar todas sus vacaciones con el permiso por maternidad y reservar todos los días para cuando nazca el bebé pero, si estamos exhaustas, habría que plantearse si invertir algunos de esos días en nuestro descanso (por ejemplo, sumar un día al fin de semana durante el último mes) para llegar al parto con las reservas de energía bien cargadas.

Asesor: Antonio García Burguillo, jefe de sección del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid.

 

 

Etiquetas: derechos de la embarazada, embarazada, embarazo, maternidad, salud de la embarazada

separador de contenido separador de contenido
COMENTARIOS