Cesárea de urgencia

Cesárea de urgencia

En algunos casos, la cesárea no es programada sino que se decide sobre la marcha, porque se ha producido una complicación y el parto vaginal resulta arriesgado.

Las causas más comunes por las que se practica son: prolapso (salida) del cordón umbilical, desprendimiento de la placenta con hemorragia, sufrimiento fetal agudo, detección en ese momento de una desproporción entre la pelvis materna y la cabeza fetal, y parto de nalgas que no evoluciona bien.

En ocasiones la fase de contracciones transcurre con total normalidad y nada hace presagiar la necesidad de una cesárea. No hay que pensar que esas contracciones fueron inútiles, al contrario: ayudaron a estimular el funcionamiento de los distintos órganos del bebé.

Por ser inesperada, una cesárea urgente tiene un impacto emocional mayor.

Cómo debe prepararse
El tipo de anestesia es una decisión que toma el obstetra después de valorar las circunstancias de la embarazada y de su hijo.

- Si le habían puesto analgesia epidural, lo lógico es que se aproveche ésta aumentando la dosis. La madre puede ver a su hijo en el momento de nacer.
- Si van a aplicarle anestesia general, la mujer permanece en ayunas para evitar el riesgo de una aspiración del contenido gástrico hacia el pulmón. Minutos antes de la operación, se vacía su vejiga mediante una sonda y se le pone una vía en la vena del brazo para introducir suero y fármacos.
- Le pedirán que se desprenda de sus joyas y objetos metálicos y que retire el esmalte de las uñas.

Etiquetas: alimentación en el embarazo, cuidados del embarazo, embarazada, embarazo, embarazo síntomas, futura mamá, salud de la embarazada

Continúa leyendo...

COMENTARIOS