Disnea

Disnea

Los médicos denominan disnea a la respiración dificultosa. Durante el embarazo es una alteración común, en especial al inicio y durante las últimas semanas.

La disnea suele ser leve, no suele disminuir el aporte de oxígeno que llega a los pulmones de la madre ni tampoco el oxígeno de la sangre que llega al feto. Si la mujer tiene dificultades intensas para respirar, debe consultarlo lo antes posible con su médico.

Síntomas
Sensación de ahogo, fatiga, mareos y falta de aliento, dificultad para conciliar el sueño.

Causas
Al aumentar de tamaño, el útero eleva el diafragma y presiona los músculos que intervienen en la respiración. Están más predispuestas a sufrir disnea las futuras madres que han padecido alguna vez ataques de ansiedad, anemia o cardiopatías congénitas, y las embarazadas que han tenido problemas respiratorios, como asma bronquial, bronquitis, enfisemas, neumonía, etc.

Tratamiento
Es muy importante que la embarazada realice un curso de preparación al parto. Allí le enseñarán unos ejercicios de inspiración y espiración muy eficaces para aumentar su capacidad respiratoria. Ahora bien, para sacarles partido, debe ser constante y practicarlos varias veces a lo largo del día. Estos ejercicios respiratorios no solo serán beneficiosos en los meses de gestación, sino también durante el parto.

En casa y en el trabajo hay que procurar mantener un ambiente limpio y con la humedad adecuada. También es conveniente realizar algún ejercicio físico moderado, sobre todo caminar y nadar, y técnicas de relajación. En los casos más graves, el ginecólogo suele aconsejar algún fármaco, como sedantes suaves o un mucolítico. Cuando la mujer nota que tiene dificultad respiratoria, debe tratar de mantener la calma.

Etiquetas: alimentación en el embarazo, cuidados del embarazo, ecografía, embarazada, embarazo, embarazo síntomas, feto, futura mamá, salud, salud de la embarazada

Continúa leyendo...

COMENTARIOS