Fiebre

Fiebre

Aumento de la temperatura corporal por encima de 36,5 grados a primera hora del día y 37,5 grados por la tarde. La fiebre es un síntoma, no una enfermedad.

Aparece cuando el organismo está sufriendo una infección o como reacción a una agresión externa, por ejemplo: insolación, irritación, quemadura, deshidratación, una sustancia dañina...

Síntomas
Aunque no siempre lo notemos, cuando sube la temperatura aumenta también la frecuencia del pulso y del ritmo respiratorio. Sin embargo, lo normal es enterarse por otras cosas: dolor de cabeza, escalofríos, sensación de calor, enrojecimiento del rostro, sequedad de la piel... La fiebre también puede causar mucha sed, debilidad, dolores musculares, inquietud o insomnio.

Riesgos
Si la temperatura alta se mantiene durante más de 24 horas, puede causar graves daños en el futuro bebé, entre ellos, cardiopatía, defectos del tubo neuronal, alteraciones gastrointestinales o labio leporino. También aumenta la posibilidad de aborto espontáneo. El riesgo de alteraciones es más alto durante el primer trimestre del embarazo, pero se prolonga hasta el final.

Tratamiento
Durante la gestación no se debe tomar ningún fármaco que no haya sido prescrito por el médico. Por eso, cuando la fiebre aparece, y sobre todo si se mantiene durante dos o tres horas, la futura mamá debe acudir al facultativo. El especialista le indicará el modo más adecuado de bajarla sin perjudicar al futuro bebé, y diagnosticará y tratará la causa que la está provocando.

Etiquetas: alimentación en el embarazo, cuidados del embarazo, embarazada, embarazo, embarazo síntomas, futura mamá, salud de la embarazada

Continúa leyendo...

COMENTARIOS