Micción frecuente

Micción frecuente

Es normal que la mujer embarazada sienta la necesidad de ir al baño a menudo, aunque no haya bebido en exceso.

Causas
Este trastorno es muy común en las primeras semanas del embarazo debido a los cambios hormonales propios de este estado. Suele mejorar en el segundo trimestre y aparecer de nuevo en los últimos meses, cuando el útero ha crecido tanto que presiona a otros órganos, entre ellos la vejiga, donde se acumula la orina.

Tratamiento
Durante la gestación, la mujer necesita beber más de lo habitual y no conviene ponerse límites. Si ha bebido varios vasos de agua a lo largo del día, se puede reducir la dosis a última hora de la tarde para evitar interrupciones del sueño.

La micción frecuente no requiere tratamiento alguno si no va acompañada de otros síntomas. Se debe consultar con el médico cuando hay fiebre, intensa sensación de sed, dolor en el abdomen o en la espalda y dolor o escozor durante la micción, porque podría tratarse de una infección en el tracto urinario que habría que curar lo antes posible.

Pese a que se multiplica el número de micciones diarias, la mujer puede retener líquidos y sufrir hinchazón en algunas partes del cuerpo, sobre todo en la cara y las manos. En ese caso, también hay que comunicárselo al tocólogo sin demora.

Etiquetas: alimentación en el embarazo, cuidados del embarazo, embarazada, embarazo, embarazo síntomas, futura mamá, salud de la embarazada

Continúa leyendo...

COMENTARIOS