Puerperio

Puerperio

Se denomina puerperio a los 40 días que siguen al parto.

Durante esta etapa la madre sufre una serie de cambios físicos y psíquicos para recuperar su estado anterior.

¿Qué ocurre?

Contracciones. El útero continúa teniendo contracciones (llamadas entuertos). Su función consiste en impedir que los vasos sanguíneos que nutrían la placenta sigan sangrando, y así el útero recupere su tamaño normal. Pueden provocar dolores similares a los de la regla, y son más intensas en el segundo parto y posteriores. También suelen aumentar cuando el bebé toma el pecho porque la succión estimula la liberación de oxitocina, la hormona que provoca las contracciones. Duran dos o tres días, aunque pueden prolongarse durante una semana.

Sangrado. Por espacio de unos veinte días, aproximadamente, la madre expulsa los llamados loquios, un flujo compuesto por sangre y líquidos. Su cantidad es mayor en los días siguientes al parto, durante las primeras tomas de pecho, cuando el médico presiona el abdomen o al incorporarse.

Cicatrización de puntos. Si durante el parto la mujer ha necesitado episiotomía, esto es, un corte en el periné, la cicatriz puede producir sensación de tirantez y dificultades para caminar. Los cuidados consisten en mantener una higiene escrupulosa: lavarse dos veces al día, mantener la herida seca y usar compresas estériles y ropa interior de algodón. Los puntos de sutura de la herida se caen solos en una semana o diez días.

Falta de regla. La menstruación vuelve unas cinco o seis semanas después del parto si la madre no da el pecho, y al cabo de seis meses o más si amamanta a su hijo.

Indicaciones
La madre procurará llevar una vida relajada, con una alimentación sana y equilibrada, sobre todo si da el pecho. El estreñimiento es un trastorno muy común. Se puede combatir tomando alimentos ricos en fibra (legumbres, pan integral, verduras y frutas, sobre todo kiwi) y bebiendo muchos líquidos, que también favorecen el tránsito intestinal.

Se puede comenzar a hacer ejercicio físico enseguida, bajo supervisión médica. En las semanas siguientes al parto la actividad más favorable es darse un paseo cada día. Los ejercicios abdominales y todos aquellos que requieran un esfuerzo físico exagerado deberán esperar un tiempo (no se aconseja trabajar los abdominales hasta haber recuperado el periné), y se irán introduciendo paulatinamente.

Las relaciones sexuales pueden reanudarse una vez pasado el puerperio, si bien el ritmo de recuperación varía de unas madres a otras.

El obstetra examinará a la madre 10 ó 12 días después del parto para comprobar si se recupera bien y vigilar la cicatrización de los puntos.

Riesgos
Uno de los principales riesgos durante el puerperio son las infecciones. Para prevenirlas, se recomienda la ducha diaria en lugar del baño.

- Los puntos de la episiotomía deben lavarse dos veces al día con agua hervida y sal. Luego se secarán suavemente con una toalla.
- Si hay dolor intenso, fiebre, el sangrado vaginal es excesivo, con muchos coágulos o maloliente, o si aparecen síntomas de mastitis, conviene consultar con el médico.
- Es preferible el uso de compresas de algodón (nunca tampones) y ropa interior que permita la transpiración.
- El nuevo cambio hormonal aumenta el riesgo de sufrir la llamada depresión posparto. La madre debe pedir tanta ayuda como necesite.

Etiquetas: alimentación en el embarazo, cuidados del embarazo, embarazada, embarazo, embarazo síntomas, futura mamá, salud de la embarazada

Continúa leyendo...

COMENTARIOS