Tabaquismo

Tabaquismo

Fumar durante el embarazo puede causar alteraciones importantes en el desarrollo del futuro bebé.

Por un lado, la nicotina atraviesa la placenta y se concentra en la sangre del feto y en el líquido amniótico. Por otro lado, el monóxido de carbono procedente del humo inhibe el aporte de oxígeno a los tejidos embrionarios. Después del parto, la nicotina pasa a la leche materna.

Riesgos
Las mujeres que fuman durante la gestación tienen más riesgo de aborto espontáneo y graves complicaciones durante el embarazo como: sufrimiento fetal, placenta previa, desprendimiento prematuro de la placenta o parto prematuro.

El tabaco impide que el futuro bebé reciba un aporte adecuado de oxígeno y sustancias nutritivas, por eso los hijos de mujeres fumadoras suelen tener bajo peso (es más bajo cuanto más haya fumado la madre) y problemas respiratorios. También sufren más incidencia de labio leporino y microcefalia.

Después del nacimiento, los hijos de fumadoras también tienen más riesgo de muerte súbita, alteraciones del sistema nervioso, problemas de conducta y aprendizaje durante la infancia, déficit de atención, y trastornos respiratorios.

Tratamiento

Puesto que los efectos nocivos del tabaco ocurren en cualquier momento de la gestación, desde el instante en que toma la decisión de ser madre, la mujer debe dejar de fumar o fumar lo menos posible y evitar permanecer en estancias cargadas de humo (el futuro padre tampoco debería fumar en casa). El abandono de esta adicción tendrá un impacto positivo en su salud y en la de quienes la rodean.

Etiquetas: alimentación en el embarazo, cuidados del embarazo, ecografía, embarazada, embarazo, embarazo síntomas, feto, futura mamá, salud, salud de la embarazada

Continúa leyendo...

COMENTARIOS