Viajar

Viajar

Salvo que el médico lo desaconseje, la futura madre puede viajar sin problemas.

Ahora bien, ha de tomar algunas precauciones:

- Evitar ir a países donde los servicios sanitarios sean deficientes.
- Si existe un riesgo de contraer alguna enfermedad en el país de destino, es necesario sopesar con el médico el peligro de contagio y el riesgo de vacunarse. No es aconsejable viajar a países exóticos donde existen enfermedades endémicas.
- Extremar la higiene personal, la de los alimentos y la del entorno, para evitar que se produzcan infecciones e intoxicaciones.
- Vestir ropa cómoda y holgada.
- En los viajes por carretera conviene parar y caminar unos minutos tantas veces como sea necesario. Siempre que sea posible, es mejor desplazarse en coche que en autobús. Los movimientos de los autobuses son bruscos y además no es posible apearse fuera de las paradas programadas.
- Antes de emprender el viaje por carretera, tomar unas galletas para evitar las náuseas durante el trayecto. No es recomendable ingerir comidas pesadas.
- Si la mujer es proclive a los mareos, nunca deberá automedicarse.
- Hay que utilizar el cinturón de seguridad.
- El avión es una buena opción. El desplazamiento es más rápido y cómodo. Además, aunque vuele a 9.000 m de altitud, la presión que los viajeros soportan en su interior es la misma que la que soportarían en una montaña más bien baja. Pero algunas compañías no admiten a embarazadas en las últimas semanas de gestación con el fin de evitar que den a luz en pleno vuelo.
- Los detectores de metales de los aeropuertos son completamente inocuos tanto para la madre como para el feto.
- En las últimas semanas no se recomienda hacer desplazamientos largos.

Etiquetas: embarazada, embarazo, viajar embarazada

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS