Un mes con papá y su novia

Estoy separada y mi hijo de tres años va a pasar el mes de agosto con su padre, con la novia de este y con hijos suyos. No sé si tengo que prepararle de alguna forma. 1/07/2008 -

El experto responde:

Para un hijo de padres separados, pasar las vacaciones con un papá con el que no se convive habitualmente puede ser fácil y agradable, o difícil y complicado. Y eso depende, sobre todo, de la actitud de los adultos. Ahí van unos consejos:

Para la madre:

Si a la madre le cuesta separarse de su hijo, si se muestra ansiosa u hostil, este lo notará. No basta con decir: «yo no me opongo a que se vaya con su padre». Hará bien en animarle y recordarle que se lo va a pasar bien, que habrá otros niños y otra «mamá» que también puede decirle lo que tiene que hacer.

Para el padre:

Debe tener en cuenta que para que el niño acepte irse de vacaciones con él con naturalidad, el contacto durante el invierno debe ser frecuente. Sobre todo si el niño es menor de cinco años. A estas edades, dos semanas sin ver a un padre lo convierten en un desconocido. Por eso, es importante que se acuerde una frecuencia de visitas menos rígida -si es necesario- que la que estipula el juez. Y recordar que el teléfono sirve cuando el «cara a cara» no es posible.

Para la nueva pareja del padre:

Debe tener en cuenta (y el padre también) que el niño ya tiene una mamá y que nadie puede suplantarla. Esto no impide que se le explique que la casa «de verano» tiene sus propias normas. Con los más pequeños habrá que ser flexibles y conocer sus hábitos para no someterlos a cambios bruscos. El padre debe ayudar y apoyar a su nueva pareja en el trato con su propio hijo y esta deberá tratar de simpatizar con el niño, aunque no a toda costa ni ansiosamente.

Respondido por Luciano Montero

Continúa leyendo nuestras consultas...

COMENTARIOS