A mi hijo no le gusta la verdura

Tengo un hijo de siete meses que continúa con la lactancia materna. Ya ha comenzado con la alimentación complementaria y el problema es que no quiere tomar nada de verdura. He probado varias recetas de papillas, pero no le gusta ninguna. Últimamente solo con olerla se pone a llorar, ¿qué puedo hacer?

El experto responde:

La verdura es un alimento que tiene muy pocos nutrientes, es en su mayoría agua, por esta razón no suele gustarle a los niños.

Olvídate de darle papillas, triturados y purés. Ofrécele a tu hijo comida normal, nutritiva, la misma que tomáis en casa: arroz con tomate, pollo, lentejas, pan, fideos (escurridos), albóndigas, garbanzos, plátano...

Deja que sea él mismo el que lo coja con su manita y se lo lleve a la boca.

Lo importante no es la cantidad, porque no necesita nada de todo eso (salvo tal vez un poco de pollo o carne, por el hierro; para todo lo demás, la leche materna es mejor).

Lo importante es el aprendizaje: que se familiarice con la comida normal, que aprenda a masticar, a tragar, a disfrutar con la comida.

Un solo guisante, que coge el con los deditos, se lleva a la boca y se come contento es mucho mejor que una papilla entera de verduras, triturada, que el niño no quiere y tienes que dársela con distracciones y engaños.

Respondido por Dr. Carlos González

Etiquetas: alimentación complementaria, bebé, carlos gonzález, lactancia, niño

Continúa leyendo nuestras consultas...

COMENTARIOS