Con dos años come siempre lo mismo

La dieta diaria de mi hija de 26 meses consiste en leche, manzanas, peras, tortitas de arroz, lentejas (es lo único que quiere comer)  y pan. Nunca ha querido probar ni arroz, ni pasta, ni pescado, ni carne, ni huevos. ¿Debo insistir en las comidas para que pruebe lo que hay o no la fuerzo? La situación me supera y ya no sé como actuar.

El experto responde:

Cuando la comida de un niño se convierte en motivo de preocupación, ya no es un momento de compartir y convivir y, por qué no, de disfrutar algo está saliendo mal...

Elsegundo año de vida en el niñoes un año sorprendente: comienza a hacer tantas cosas, inicia el vocabulario fluido, etc. pero también es una año de reafirmación de su personalidad. Por ello aparece laconfrontación con los padres- en especial con la madre si es su principal cuidador- en las materias de la vida de cada día: comer, lavarse, vestirse, etc...Es como unperiodo de prueba. De él, tanto la niña como sus padres van a salir victoriosos.

Se junta además unaetapa de crecimiento más lento que el primer añoy, por tanto, de menores necesidades de comida. Sí, necesita comer menos que cuando era un bebé...lo que cambia es que lo toma de otra manera: ya no quiere triturados aunque coma alguno y mantenga alguna que otra papilla. Participa cada vez más de comer con los demás y debe comenzar a tener su sitio en la mesa junto a padres y hermanos.Hacia el final del segundo año (su hija ya los tiene) es uno más en la mesa.

Las claves para su alimentación del mañana: que la comida del resto de la familia sea variada -es la cuestión principal-,que no sea ella la que decide lo que hay en el plato, aunque sí la cantidad que va a comer, que coma con los demás... No les preocupe ahora que sea una dieta monótona. Por supuesto que podría darle los días que no cene nada un vaso de leche con cacao.

Nos dice también en su carta que se pasa la tarde pidiéndole cosas para merendar y esto debe cambiar: es preferible que haga una merienda aunque sea pequeña y una cena temprana o una merienda-cena temprana y un resopón a la hora de acostarse - ese vaso de leche con cacao- que estar de continuo picoteo.

Su hija debe entender que hay momentos para comer y momentos para jugar, momentos para dormir y momentos para salir de paseo, etc... Es un pequeño ser que está aprendiendo a poner orden en su vida que apenas está descubriendo. Muchas cosas las desconoce y hace pruebas sobre ellas. También sobre aprender a comer.

Respondido por Dr. José Manuel Moreno Villares

Continúa leyendo nuestras consultas...

COMENTARIOS