Mi hijo tiene un hambre insaciable

Tengo un hijo de 3 años y 8 meses. Desde que le operaron de de amígdalas y oídos hace un año tiene un hambre insaciable. Yo intento que su alimentación sea equilibrada. No quiero que se convierta en un niño obeso ni que la comida sea un problema para él, quiero que disfrute comiendo, pero que sepa administrar lo que come. ¿Podría darme algunas pautas?

El experto responde:

Nos cuenta que su hijo ha experimentado un cambio grande entre los dos y los tres años coincidiendo con un cambio en la alimentación, pero, sobre todo, con haberle operado de "anginas, vegetaciones y oídos". Ahora es más que un "excelente" comedor y ha ganado bastante peso en los últimos diez meses.

Lo habitual es que al acabar el segundo año y en los dos o tres siguientes se produzca una disminución del apetito y, por tanto, el crecimiento vaya más lento, pero en este caso no ha sido así. Sin duda parece haber influido mucho el verse libre de procesos respiratorios frecuentes.

No sé cuál es la constitución física de los papás, pero es cierto que en estos años la carga genética comienza a tener más importancia que en los años anteriores.

-Un consejo para lafruta, si es un niño de gran apetito: ofrézcasela al principio de la comida, si es posible mejor partida ya en trocitos que él pueda coger con la mano...mientras se le prepara el plato principal.

-También ayuda sicome ya, cuando sea posible, con los papás en la mesa y la misma comida.Comenzará a ver que hay que esperar a que todos terminen un plato para comenzar con el siguiente, que hay que compartir, etc...

-La comida en trocitos se come más despacio que los trituradosy esto permite también que se pongan en marcha los mecanismos que regulan el hambre y la ansiedad. Cuando se come deprisa se come generalmente más cantidad.

-Si aún así gana mucho peso no hay inconveniente en quelos lácteos sean semidesnatados o desnatados: contienen todas las vitaminas y minerales y bastante menos cantidad de grasas.

-La otra variable que influye en el apetito es elejercicio, la actividad física.Los niños más activos suelen necesitar más alimento, aunque esto no siempre es así.

Estos años -la edad preescolar- son los años donde se afianzan los hábitos alimentarios.La cantidad dependerá de cada niño, pero la calidad y la variedad dependen de lo que les pongamos en el plato.Más tarde o más temprano los niños acaban comiendo las comidas que se comen en casa, lo que han visto comer a sus mayores...

Respondido por Dr. José Manuel Moreno Villares

Continúa leyendo nuestras consultas...

COMENTARIOS