No duerme la siesta fuera de casa

A mi hijo de dos años le cuesta mucho dormir la siesta fuera de casa. ¿Cómo debemos actuar cuando salimos a comer y no podemos acostarlo a su hora? 08/07/2008 -

El experto responde:

Si por alguna razón no puedes acostar a tu hijo a su hora, lo mejor es que no duerma la siesta ese día. Lo ideal es que ofrezcáis al niño un tiempo de descanso diurno en las horas en que su organismo está más predispuesto a dormir pero, si por alguna causa esto resulta imposible, no pasa nada.

Al llegar la noche respeta su horario normal de acostarse. Procura que no se duerma a media tarde o tres horas antes de lo habitual. Si no puedes impedir que duerma, no prolongues el descanso más de 30 minutos. Así el cerebro del niño descansa y tú evitas una gran siesta que retrasaría o alteraría su sueño nocturno.

Para los menores de cinco años la siesta es un momento del día muy importante. Es un error suprimirla cuando los niños empiezan el colegio porque lo único que se consigue es que estén más distraídos e irritables.

Respondido por Dr. Gonzalo Pin

Etiquetas: sueño

Continúa leyendo nuestras consultas...

COMENTARIOS