No quiero dejarle llorar

Mi bebé de ocho meses se despierta mucho y a veces hasta tengo que darle el pecho para que se duerma. El pediatra dice que le deje llorar, pero yo no puedo. Además, he leído en "Ser Padres" que si los niños lloran y no acudimos, pueden sentirse abandonados.

El experto responde:

Cualquier niño necesita sentirse seguro y atendido(no sólo los bebés). Por ello, me parece una buena ideaacudir a su lado si pasados unos minutosdespués de que el bebé se despierteno se calma solo.

Ahora bien,lo ideal sería tranquilizarlo sin sacarle de la cuna y a ser posible sin tocarle, de manera que él no pueda comprobar mediante el tacto si estás o no cerca. De esta forma, le demuestras que puede contar contigo cuando tiene problemas, pero dejas que se duerma solo.

Si finalmente le coges en brazos, déjalo despierto en su cuna.

No obstante,conviene espaciar tus aparicionespara que no se establezca un reflejo condicionado respecto al sueño (si lloro, viene mi mamá; luego lloro más para que mamá venga). Esto que parece tan complicado, en la práctica no lo es.

Además, el sentido común te irá guiando. Seguridad, sí, pero no esclavitud.

Es importante que no afrontes esta tarea sola y que el padre esté de acuerdo en la forma de actuar. Lo ideal sería que os pudierais turnar para atender al niño por la noche y así tú pudieras llevar la situación mejor. El agotamiento no permite tener paciencia, ni transmitir seguridad al niño en lo que estamos haciendo, y estos son dos elementos fundamentales para instaurar hábitos adecuados. Si tu hijo te nota nerviosa, se alterará más.

Cómo retirar el pecho

Respecto al pecho, puedes hacer dos cosas en función de cómo te sientas de fuerte. Por un lado, no dejes que se duerma al pecho (si le ves dormido, despiértale para que decida si quiere más o si por el contrario prefiere dormir, y si no quiere más, no permitas que siga succionando). Por otro, disminuye poco a poco el tiempo que pasa mamando, pues un bebé de ocho meses ya no necesita comer por la noche.

Respondido por Dr. Gonzalo Pin

Etiquetas: bebé, niño, sueño

Continúa leyendo nuestras consultas...

COMENTARIOS