Hábitos saludables

¿Por qué comer en familia es importante?

4 minutos

Nuestro hogar es un espacio idóneo para llevar una alimentación saludable. Te contamos con todo lujo de detalles la importante de comer y cocinar en familia para la salud.

¿Por qué comer en familia es importante?

Una de las razones, quizá la más importante, es que permite “la interacción social y la convivencia” tal y como indica el Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (GREP-AEDN) cuando trata sobre las características que definen una dieta alimentación saludable. Es por ello que no debemos olvidar que relacionarnos con nuestros semejantes mientras comemos es tan aconsejable como que la dieta sea equilibrada.

Cocinar en familia, salud mental y física

Mar Alegre, Ingeniera, profesora de secundaria y, no menos importante, mamá de tres hijos, explicaba en un artículo “¿Por qué cocinar con los niños?”, supone, entre otras ventajas, la transmisión de hábitos y de cultura.

“La comida es cultura y debemos pensar cuál queremos transmitir a nuestros hijos”, explicó Mar. No se olvidó de mencionar que cuando hacemos la comida a nuestros hijos, les enseñamos, con nuestro ejemplo, a cuidar a los demás. También es un buen momento para estrechar nuestros vínculos, para fomentar la conversación y, desde luego, el cariño.

Además, tanto si cocinamos con nuestros hijos como con nuestra pareja o, ¿por qué no?, con nuestros amigos, estamos aprendiendo a cuidar nuestra salud, si tenemos en cuenta que hasta ocho de cada diez enfermedades que restan años de vida saludable guardan relación con lo que comemos, según la Organización Mundial de la Salud.

Comer en casa, comer menos…y mejor

Diversos estudios constatan que cuando comemos fuera de casa tendemos a consumir más calorías. Y no solo porque escogemos alimentos más calóricos (Ej.: salsas, postres, etc.) sino porque el tamaño de las raciones que nos sirven suele ser superior al que nos servimos en casa.

De hecho, uno de los manuales de referencia para los dietistas-nutricionistas, Krause Dietoterapia, detalla que “Las raciones y las calorías que los restaurantes y los establecimientos de comida para llevar ofrecen para un menú superan a menudo las necesidades energéticas de todo el día de una persona”.

Comer en familia: menos obesidad y dieta más sana

Como acabamos de ver, comer a menudo fuera de casa puede hacernos pesar más de lo debido con el paso de los años. ¿Funcionará al revés si comemos en familia? Según diversos estudios y varias entidades sanitarias, sí.

Un consenso relacionado con la prevención y el tratamiento de la obesidad infantil y juvenil refrendado por doce sociedades científicas de referencia en diciembre de 2007 (revista Pediatrics) aconseja preparar más comidas en el hogar, en vez de comer en un restaurante, y comer en familia como mínimo 5 o 6 veces por semana.

Estos dos consejos junto a otros, como realizar una hora de ejercicio físico o tomar más de cinco raciones de frutas y hortalizas a diario, forman parte no ya de la prevención, sino incluso del “tratamiento” de la obesidad infantil y juvenil.

Compartir la mesa, más salud emocional

Más allá de la dieta, cuando compartimos la mesa a menudo estamos fomentando dinámicas interpersonales más positivas, debido a que existe una mejor comunicación.

En este sentido, algunas investigaciones señalan que aumentar la frecuencia de las comidas familiares esté relacionado con menores síntomas depresivos en niños y con menos casos de trastornos del comportamiento alimentario.

10 razones para comer en familia

De todo lo explicado, podemos concluir que tanto cocinar como comer en familia comporta, como mínimo, los siguientes diez posibles beneficios:

  1. Permite la interacción social y la convivencia (claves en toda alimentación saludable).
  2. Supone una transmisión de hábitos y de cultura.
  3. Es útil para estrechar vínculos y para fomentar la conversación y el cariño.
  4. Nos ayuda a adoptar destreza en el arte de alimentarnos saludablemente.
  5. Puede prevenir la obesidad en adultos y niños.
  6. Es una de las herramientas con las que abordar la obesidad infantil.
  7. Se asocia a una mejor calidad de nuestro patrón de alimentación.
  8. Se relaciona con menos síntomas depresivos en niños.
  9. Previene los trastornos del comportamiento alimentario (Ej.: anorexia o bulimia).
  10. Puede prevenir los comportamientos de riesgo en adolescentes.

 

Julio Basulto es diplomado en Nutrición Humana y Dietética (Universidad de Barcelona)

Fuente: Estas y otras investigaciones relacionadas aparecen recogidas en el artículo “ Comer en familia: más importante que nunca”, del blog de La Sirena.

 

Etiquetas: alimentación niños, comida nutritiva, dieta sana, familia, hijos, hábitos saludables, padres

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS