Pirámide de los alimentos y niños

La Pirámide de la alimentación saludable ¿sabes interpretarla?

La Pirámide de los alimentos es un gráfico que indica, de manera simple, qué alimentos debemos incluir en nuestra alimentación y en qué cantidades para tener una dieta sana y equilibrada. Aunque el dibujo es fácil de entender, al aplicarlo suelen surgir dudas.

Cómo interpretar la pirámide de los alimentos Ver especial Especial Alimentación Infantil en Verano

El funcionamiento de la pirámide de los alimentos es sencillo: en la base, aparecen los alimentos que conviene tomar a diario, y en el vértice, aquellos que deberíamos tomar ocasionalmente. El gráfico que reproducimos aquí es el de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC). La pirámide se complementa con la ingesta de agua y una actividad física diaria.

  • Así, la base de la pirámide está formada por los hidratos de carbono (cereales, pan, pastas, arroz, patatas…). De estos alimentos debemos tomar entre 4 y 6 raciones diarias, tanto los adultos como los niños.
  • Después vienen las frutas (unas 3 raciones diarias) y verduras (2 raciones).
  • En el siguiente nivel, se encuentran la carne, el pescado, los huevos y las legumbres, (proteínas), de los que se recomienda una ingesta de 3-4 raciones a la semana.
  • En último lugar se sitúan los alimentos que deberíamos consumir ocasionalmente, como los dulces o el embutido.

Cómo interpretar la pirámide de los alimentos

Pero el concepto de “fruta” o la cantidad que nos parece recomendable de carne o pescado varía mucho de una familia a otra. Los pediatras y expertos del Grupo de Gastroenterología pediátrica de la Zona Sur-Oeste de Madrid proponen algunas pautas a los padres para interpretar la pirámide de los alimentos, pensando en los niños:

  • Tomar todos los días frutas, verduras y hortalizas, cinco piezas o raciones al día. La fruta fresca no debe sustituirse por los zumos envasados, que son bebidas azucaradasa base de fruta, que aportan más calorías.
  • Los cereales (pan, pasta, arroz…), patatas y legumbres son alimentos básicos y tienen que formar parte de nuestra dieta diaria. Los cereales integrales tienen mayor cantidad de vitaminas.
  • Si el niño está siendo amamantado continuará con lactancia materna siempre que el niño y la madre lo deseen.
  • Los lácteos (leche entera, yogures, quesos…), 500 ml al día.
  • Potenciar el consumo de pescado frente a la carne. La carne suele consumirse a diario (embutidos, salchichas, hamburguesas…), pero se recomienda un consumo ocasional.
  • El agua debe ser la bebida habitual del niño. El agua es más sana que cualquier refresco o bebida carbonatada. Los refrescos se reservarán para ocasiones especiales.
  • Se debe reducir la sal en las comidas y utilizar preferentemente la sal yodada.
  • Moderar el consumo de grasa, especialmente las de origen animal. La mejor grasa es el aceite de oliva.
  • Los dulces no deben formar parte de la dieta habitual (helados, golosinas, chocolate, azúcar, bollería industrial, zumos envasados, refrescos). Además, el azúcar refinado de dulces y golosinas favorece la caries.

Etiquetas: alimentación niños, dieta mediterránea, dieta sana, nutrición infantil

separador de contenido separador de contenido
COMENTARIOS