¡Stop obesidad infantil! #123actua

Lanzamos una campaña 1,2,3 Actúa ya contra la obesidad infantil. ¿Te unes? ¿Sabías que puedes prevenir la obesidad infantil estando embarazada? ¿O que los primeros años son fundamentales para evitar que tu hijo tenga sobrepeso? Los padres podemos hacer mucho para prevenir la obesidad en los primeros 1.600 días de vida, antes del rebote adiposo de los 6-8 años. En Ser Padres creemos que todas las campañas para prevenir o actuar contra la obesidad infantil empiezan cuando el problema ya está presente, cuando es casi más importante prevenirlo años antes.

Los médicos advierten de que el exceso de peso pone en riesgo la salud en la infancia y en la edad adulta. En Ser Padres pensamos que no se puede seguir mirando para otro lado, que hay que actuar ya, y que hay que actuar antes: desde el embarazo y en los primeros años de la vida del niño. Este mes lanzamos una campaña con el lema 1,2,3 Actúa ya contra la obesidad infantil, en la que intentaremos implicar a todos los agentes: padres, autoridades sanitarias, administraciones públicas, centros escolares, medios de comunicación, industria alimentaria y deportiva e iniciativas de ocio infantil.

1. La promoción de la lactancia materna desde el embarazo y durante la primera etapa de vida de los niños. La leche materna en exclusiva es el mejor alimento para el niño desde el nacimiento hasta los 6 meses.

2. La formación de las familias sobre alimentación equilibrada, impartida, mediante talleres, por expertos en nutrición de los servicios de salud desde el embarazo, ya que los hábitos alimentarios se establecen en los primeros tres años de vida.

3. El respeto a las madres y los niños lactantes, con instalaciones y facilidades para dar el pecho en centros públicos, entornos laborales, escuelas infantiles y lugares de ocio.

4. El derecho de los niños a moverse y jugar al aire libre con frecuencia desde bebés, y a que los padres, los colegios y las escuelas infantiles garanticen ese derecho.

5. La capacidad de los niños para regular su apetito: si un bebé o un niño pequeño no quiere comer más, no hay que forzarle.

6. Comidas saludables en los comedores escolares.

7. La sustitución del ocio pasivo por actividades en grupo y en familia que implican ejercicio físico compartido.

8. Que la industria alimentaria no incluya en sus productos cantidades excesivas de azúcar, sal y grasas.

9. Menús infantiles de calidad en hostelería.

10. El compromiso de los medios de comunicación con una información rigurosa sobre nutrición infantil y actividad física.

 

 

Etiquetas: obesidad

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS