El príncipe Jorge, un anfitrión de lujo