Esfuerzos físicos
Sucríbete

SER PRÁCTICOS

Esfuerzos físicos

Follow Me on Pinterest Enviar artículoImprimir

La futura madre no debe coger pesos, hacer tareas duras ni permanecer de pie o sentada mucho tiempo sin descansar.

El embarazo no es una enfermedad ni debe suponer una limitación en la vida cotidiana de la mujer. Sólo en ciertas situaciones especiales la futura madre deberá cambiar su tipo de actividad diaria, con la indicación y el control de su ginecólogo. En general, debe tener en cuenta ciertas precauciones. Entre ellas, no realizar trabajos que supongan una sobrecarga, sea por estrés, porque deba hacer un esfuerzo físico importante, o porque tenga que permanecer en la misma postura mucho tiempo seguido.

¿Qué actividades pueden provocar esfuerzo físico?
Cualquier trabajo que suponga esfuerzo muscular, sea por levantar pesos, sea por posturas forzadas y mantenidas en el tiempo. Además, hay que tener en cuenta que el cuerpo de la mujer embarazada ha sufrido unos cambios y que su columna ya está sobrecargada por el peso del abdomen. Cualquier esfuerzo excesivo puede sobrecargarla más. Levantar un peso una vez posiblemente no representa un problema, pero sí puede serlo si se hace continuamente.

El trabajo en casa: La embarazada debe tener la precaución de no coger, mover o arrastrar objetos pesados, subirse a escaleras para limpiar partes altas de muebles o armarios o realizar cualquier otra actividad que implique un riesgo de caídas. El trabajo que implica esfuerzo físico. La futura mamá debe seguir las mismas precauciones que toma cuando atiende su casa, teniendo en cuenta que no es lo mismo coger un peso de tres o cuatro kilos una vez (como haría en casa) que levantar y desplazar ese peso continuamente.

¿Es malo realizar trabajos de limpieza?
Depende del tipo de limpieza de que se trate y del número de horas que requiera su ejecución. Las tareas que implican riesgo de caídas, utilización diaria de disolventes orgánicos o actividades pesadas o repetitivas durante muchas horas no son adecuadas. En general, no hay problema con la limpieza del hogar, pero la mujer debe tener en cuenta su estado, especialmente si se trata de limpiezas industriales. Tampoco están indicados otros trabajos similares que requieren agacharse y levantarse continuamente, como hacer muchas camas si se trabaja en un hotel... Si en su trabajo coge pesos, limpia lugares en los que hay un riesgo de caídas, hace un esfuerzo físico intenso, está muchas horas sentada o de pie sin periodos de descanso o se agacha y levanta continuamente, debe pedir un traslado de puesto de trabajo (este derecho está recogido en la ley de riesgos laborales).
 
¿Y en el campo?
Cuando el trabajo agrario exija esfuerzos físicos, posturas forzadas y mantenidas o agacharse y levantarse repetidas veces, tampoco será adecuado. Además, las gestantes no deben estar expuestas a ciertos productos agrícolas (plaguicidas, abonos químicos...).

¿Se puede trabajar en horario nocturno?
En general, no conviene trabajar en turno de noche durante el embarazo. ¿Es malo permanecer todo el día de pie o sentada? La embarazada no debe estar muchas horas en la misma posición, sea sentada o de pie. Estas posturas, mantenidas durante más de dos horas, pueden influir en el estado físico, porque alteran la circulación de retorno.

El deporte profesional o por afición.
Cuando la mujer está planeando tener un hijo, o, al menos, una vez que sabe que ya está embarazada, debe preguntar a su médico si puede o no continuar realizando ejercicio, y en qué condiciones. En general, las mujeres acostumbradas a hacer ejercicio en un gimnasio o que realizan un deporte pueden continuar haciéndolo, siempre que no lleguen a agotarse.

Es esencial que cada mujer consulte con su ginecólogo antes de empezar con un deporte nuevo, no sólo durante el embarazo, sino incuso desde antes de la concepción. La razón es que algunas prácticas deportivas son extenuantes, y podrían dificultar el embarazo. Además, en algunas situaciones patológicas particulares, la actividad física está absolutamente contraindicada.

¿Qué derechos hay?
La ley garantiza la protección del embarazo de la mujer trabajadora. Así, por ejemplo, la gestante debe hacer descansos periódicos y tener un lugar para ello. No debe trabajar sola de noche, ni en cadenas de producción o con riesgo de caídas, ni estar mucho tiempo sentada o de pie. Y, si está en peligro el embarazo, es posible pedir un cambio de puesto. De no ser factible, se contempla la baja maternal por riesgo fetal.

Compartir este artículo en

  • Reddit
  • Digg
  • Delicious
  • Google
  • Technorati
  • Meneame
  • Bebeame
  • Yahoo

Acceder


Compras Imprescindibles

encuesta
Calmatopic

Fisher-Price

Recibe las noticias de Serpadres.es:

Lo último de Serpadres.es en tu mail. ¡Apúntate!
Al registrate estás aceptando expresamente las condiciones de uso y la cláusula de privacidad
Siguenos en:

Vídeo



Community

> Todas las Herramientas

Suscripciones revista

Destacados Ser Padres



Búsqueda personalizada