Estrategias para enseñarle a compartir

No comparte sus cosas: ¿le obligamos?

“Esto es mío y esto otro también”. Los niños creen que todo les pertenece: lo suyo y lo de los demás. Pero, ¿tenemos que obligarles a compartir sus cosas o no? Pues depende del caso…

No comparte sus cosas: ¿le obligamos?

Los parques se convierten en campos de batalla en la que dos o más niños se pelean por un mismo objeto hasta que o uno acaba en el suelo llorando o termina apareciendo un adulto que medie en el asunto (y uno acaba en brazos de mamá llorando también). La buena noticia es que en esta fase tan “egoísta” que tiene su punto álgido a los dos años, va remitiendo y los niños, en la mayoría de los casos, aprenden poco a poco a compartir.

Caso A

  • No fuerces a Pablo a compartir su juguete. Hay que enseñarle a no quitar las cosas de los demás, si le obligamos de dejar las suyas cuando se las quitan, ¿cómo no va a querer hacer lo mismo?
  • Si aún así quiere el juguete de la discordia, siéntate entre los dos niños y explícales: “Los dos queréis la misma pala, ¿qué podemos hacer? ¿Os parece que juguemos los tres con ella?'.
  • Establece turnos. '¿Os parece jugar cada uno minuto con la pala?'.
  • Propón un cambio. '¿A alguno de los dos le apetece más jugar conmigo al veo veo?'.

Caso B

  • Permanece cerca de tu hijo cuando está jugando en el parque y ten a mano algún otro juguete “de urgencia”. Si hay un conflicto, intervén, obliga a tu hijo a devolver el juguete y ofrécele jugar con alguna otra cosa.
  • Devuelve la pala a su dueño y aplica los puntos 2, 3 y 4 del caso A.

Caso C

  • Devuelve la pala a su dueño.
  • Coge a Pablo y retírale del lugar del conflicto mientras le explicas que no se pega.
  • No le permitas volver a por la pala, ni aunque tenga una rabieta.
  • Si es necesario, contenle físicamente, sujétale pero no le hables ni le mires. Aunque a veces es difícil, hay que crear un clima de tranquilidad en torno a la situación, mantener la calma y el control.
  • Si está en plena rabieta, no razones con él porque no escuchará. Mantente firme y no le permitas regresar a por la pala.
  • Nunca le pegues.
  • Cuando se le haya pasado, dale un achuchón y dile lo orgullosa que te sientes porque al final ha comprendido que la pala no era suya.

 

 

 

 

Etiquetas: niños compartir, parque, pataleta, peleas niños, rabietas

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS