Un año y medio

Mi hijo no se decide a comer sólidos

La mamá de un niño de 19 meses nos escribe muy preocupada porque su hijo solo come purés. Ha intentado ofrecerle comida de mayores de mil maneras pero no lo ha conseguido.

Mi hijo no se decide a comer sólidos

Es importante es que el momento de la transición de la leche a los alimentos sólidos se haga sin prisas ni ansiedad. Los niños son como esponjas, cuando ellos se sienten presionados por los padres, se ponen a la defensiva. Y como hacen cuatro o cinco comidas al día, esa situación se repite demasiado y acaba haciéndose muy desagradable para el pequeño y también para los papás.

 

Si para colmo en una comida los progenitores distraen al pequeño comensal con juegos y canciones, en otra le suplican que al menos intente probar lo que tiene en el plato, en otra le riñen y le dicen que si no come de todo no va a crecer, en otra prueban a mostrarse indiferentes, como suele ocurrir, lo más lógico es que se sienta desconcertado y que se vuelva desconfiado hacia la comida.

 

Tarde o temprano todos los niños acaban tomando comida de adultos. Para ayudarles lo mejor es sentarles a la mesa familiar, ponerles su propio plato, ofrecerles sus purés y dejarles que sean ellos quienes tomen la iniciativa con los sólidos (eso es lo que muchas personas llaman Baby led weaning). Llegará un día en que el pequeño pida que le sirvan algo del plato que comen sus padres, entonces también hay que actuar con naturalidad, sin hacer fiestas, sin alabarle ni decirle que cosas como: “Ahora eres un niño grande”.

 

 

Etiquetas: aprender a comer, nutrición infantil, primeros sólidos

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS