Estimulación

20 actividades de motricidad fina

Una de los mejores aprendizajes que debemos fomentar en nuestros hijos es el desarrollo de la motricidad fina. Ya que se trata de una habilidad motora indispensable para su desarrollo intelectual, físico y emocional.

Gracias a la motricidad fina los niños pueden aprender a vestirse, comer, subir una cremallera, pasar las páginas de un libro, todo ello tan necesario para su autonomía personal. Repercutiendo, igualmente, en su autoestima. Ya que un niño o una niña siempre se sentirá feliz al conseguir por sí mismo algo. Esos logros obtenidos motivarán a nuestros peques a seguir practicando y aprendiendo.

20 actividades de motricidad fina
Foto: Istock

Y, además, por si todo esto fuera poco, la psicomotricidad fina es la base para la futura lectoescritura.

Por eso aquí tienes 20 actividades de motricidad fina para todas las edades y que puedes ir adaptando a las habilidades y necesidades de tu peque.

Como verás son todas muy sencillas y que puedes realizar con materiales que tenemos por casa. Para tu hijo serán un juego más, y cualquier actividad que se desarrolle a través del juego es siempre toda una motivación para los niños.

Recordemos que los niños necesitan en todo momento:

  • Un aprendizaje práctico
  • Necesitan tocar. Trabajar con sus manos, convirtiendo en tangible el aprendizaje
  • Necesitan aprender "haciendo"

Algo que debes de tener en cuenta siempre es que puede suceder que estas o cualquier otra actividad no funcione o no le interese en ese momento dado. Esto no significa que descartes esta actividad, ya que puedes volver a intentarla pasado un tiempo. Te sorprendería el número de actividades que pueden ser en un principio ignoradas, y al cabo de unas semanas convertirse en toda una tarde de juegos. O muchas otras se inician con la observación de la propuesta por parte de nuestros hijos, para que luego acaben ellos mismo “reinterpretándolas” a sus intereses y ganas. Todo esto es normal, y forma parte del proceso de aprendizaje y juego. Lo importante es observar y acompañar a nuestros hijos e hijas, sin comparar, ni forzar.

Las mejores actividades de motricidad fina

No olvides que todas estas propuestas debes supervisarlas para evitar cualquier contra tiempo, especialmente con los más chiquitines.

1. Rasgar papel. Esta actividad es todo un éxito entre los más pequeñines. Una revista, un catálogo del super, papel de seda, pañuelos, … ofrécele diferentes texturas y resistencias para que sus manos y dedos se fortalezcan. Se lo pasan genial

2. Pintura de dedos. Diversión y creatividad. Asegúrate de colocar un buen mantel de plástico o de plantear la propuesta en la bañera. Sí, en el baño es más que divertido. Y si notas que tu peque rechaza la pintura de dedos, no fuerces. Mi hija no la soportaba de pequeña, así que respeté y esperé. Ahora es de sus actividades favoritas.

3. Clasificar pasta de colores. Un paquete de pasta de colores y unos recipientes para poder clasificarlas. No necesitas más. Todo un entretenimiento que puedes plantear incluso cuando estás en la cocina y tu peque reclama juego y atención.

4. Usar pinzas de la ropa. Asegúrate de que sean pinzas de madera y que su cierra sea suave. Jugar con las pinzas, imitarnos al tender, o intentar agarrar pompones con pinzas. Sus dedos están aprendiendo.

5. Enroscar tapones. Ofrécele botellas o envases, limpios, para que se encarguen de enroscar sus tapones. Es todo un ejercicio para el que necesitan concentración y no solo practicar el agarre, sino también la coordinación mano-ojo

6. Trasvasar agua con esponjas. Coloca dos recipientes, uno con agua y otro vacío con una esponja. Ahora toca empapar y trasvasar el agua. Recuerda siempre presentar el recipiente con agua a la izquierda, ya que deben practicar el sentido de la lectoescritura que va de izquierda a derecha. Aunque finalmente acaben los dos recipientes con agua y el sentido se pierda ante la diversión. El aprendizaje está fluyendo

7. Pintar las uñas a los muñecos. Así de simple, divertido y efectivo. Bien con pintauñas o con rotuladores, usad aquello con lo que se sienta más cómodo en su momento de aprendizaje.

Ideas motricidad fina bebés
Foto: Istock

8. Subir y bajar cremalleras. Déjale prendas con las que pueda practicar subiendo y bajando cremalleras. Eso sí, asegúrate antes que no se atascan. También las puedes montar sobre un pequeño bastidor. Esto les facilita mucho la tarea

9. Pegar pegatinas. Las pegatinas o los gomets no pueden faltar en tu armario de materiales de manualidades. Un truco para evitar la frustración de los más pequeños. Retira la parte blanca que suele rodear los pliegos de pegatinas. Esto ayuda muchísimo a despegar las pegatinas.

10. Modelar con plastilina. Otro indispensable. Modelar, crear y fortalecer manos y dedos.

11. Meter pompones o corchos en una botella. De nuevo la concentración y la coordinación mano-ojo acompañan a esta actividad de motricidad fina para niños.

12. Pelar un huevo duro. Una tarea de la vida práctica con la que sentirán que participan de la preparación de la comida, mientras desarrollan sus destrezas motoras.

13. Recortar. Un clásico que nunca falla. Busca las tijeras adecuadas y pierde el miedo, porque es una de las mejores actividades que pueden realizar para desarrollar la motricidad fina.

14. Poner los capuchones a los rotuladores. No solo estarán practican motricidad, sino también la asociación de colores.

15. Jugar con pipetas. Las pipetas conllevan agua, líquidos, y eso siempre les gusta los peques. Añade colorante alimentario y convierte tu propuesta en toda una invitación experimental con los colores.

16. Usar el pulverizador de agua. De nuevo el agua, de nuevo la diversión. No lo dudes, las risas están garantizadas.

17. Clasificar botones. Los botones resultan muy llamativos por sus colores y formas. Aprovecha y úsalos para que jueguen a clasificarlos o, tal vez, puedes crear una línea en el suelo con cinta de pintor y así la rellenen.

18. Poner gomas en un rollo de papel. Unas gomas del pelo y un rollo de papel, ya sea de papel higiénico o de papel de cocina, según las gomas. No hace falta más.

19. Poner cañitas en las púas de un cepillo. Recorta en pequeños trozos unas cañitas o pajitas, y ofréceselas para que las coloque en las púas de un cepillo del pelo. De lo más entretenido.

20. Hacer collares y pulseras. Bien con pasta, con botones, con trozos de pajitas, con cuentas de madera, con lo que tengáis por casa.

Como ves en casa tenemos todo lo necesario para ayudar a nuestros hijos e hijas a desarrollar su motricidad fina de manera sencilla y divertida.

Continúa leyendo