Patrocinado

¡A guardar, a guardar! Recoger los juguetes es divertido

Apilar y destruir es muy divertido, pero luego toca recoger, otro gran aprendizaje. ¿Cómo ayudarlos con esta nueva actividad?

Algunas veces, los niños dejan todos sus juguetes esparcidos por toda la casa. Apilan bloques de construcción, levantan torres infinitas, y luego destruirlas es aún más divertido. Esto hace que en un momento el desorden se adueñe de la habitación, pero ciertamente verles disfrutar jugando y riendo es excepcional. Sin embargo, el orden es necesario para el buen desarrollo del niño y seguro que te habrás preguntado qué hacer para que tu hijo aprenda a guardar sus juguetes, los zapatos, los libros y que le parezca divertido...

A los niños les encanta jugar, pero cuando llega el momento de guardar los juguetes, siempre parecen disfrutar más desordenando que ordenando. Afortunadamente, hay maneras de convertir la hora de recoger en un juego. Enséñale a tu hijo que recoger los juguetes y guardarlos puede ser casi tan divertido como jugar con ellos. Convierte el hecho de guardar los juguetes en una actividad familiar. Por eso, os proponemos que aprendáis la canción de 'A guardar, a guardar cada cosa en su lugar'. La clave, como en casi todo, es dar ejemplo. Si el niño se mueve en un entorno ordenado y percibe que sus padres mantienen en orden sus cosas y los objetos del hogar, será más fácil que adquiera poco a poco hábitos similares con sus pertenencias.

Para los niños, recoger también puede ser una buena manera de sacar un poco más de energía mientras desarrollan la motricidad y la coordinación. Además, podemos aprovechar el momento de ordenar para practicar, con refuerzo positivo, técnicas que mejoren y creen buenos hábitos en los niños. Cada vez que recoja bien sus cosas y las coloque en su sitio, hay que felicitarle o premiarle con algo que le motive y que le ayude para la próxima vez a hacerlo proactivamente.

Cómo conseguir que los niños sean más ordenados

No le obligues a recoger durante su tiempo de juego (aunque cambie de juguete sin haber recogido el anterior), sino después, cuando llegue la hora de comer, de bañarse o de irse a la cama. Ten en cuenta también que al principio tendrás que ayudarle a colocar cada cosa en el sitio adecuado. Así, con tu ejemplo y tus explicaciones, tendrá ocasión de aprender. En menos tiempo del que piensas acabará ordenando su cuarto y sus juguetes él solito.

Los padres no debemos claudicar y terminar por recoger los juguetes cuando el niño se niega a hacerlo. Es necesario ser paciente y dejar que el mismo niño se dé cuenta de lo incómodo que es moverse en un espacio desordenado.

Otro detalle importante es que la tarea le resulte sencilla. Para simplificársela puedes comprarle cajas grandes de plástico y ponerles etiquetas con dibujos: construcciones, muñecos, cacharritos de cocina, plastilinas, pinturas... Usa cajones translúcidos y separadores para guardar los juguetes con muchas piezas —como los bloques de construcción— o para ordenarlos por colores.

 

Juegos y trucos para ordenar la casa

¿Qué te parecen estos juegos para hacer del “a guardar, a guardar” algo emocionante?

  1. Quién es el más rápido. Nos colocamos cada uno en una punta de la habitación y a la de tres, nos ponemos a la obra. ¿Quién será el más rápido?
  2. Cronométrale para demostrarle que puede hacerlo cada vez más rápido.
  3. Para guardarlos proponle que los meta en una cesta lanzándolos desde lejos.
  4. Acostar a los muñecos. ¿Qué mejor momento para acostarlos que cuando él termina de jugar?
  5. Haz carreras. Empuja sin miedo la Apisonadora Tragabloques de Mega Bloks por encima de tus bloques. Verás cómo se los traga y la habitación estará recogida en un periquete. Se divertirá viéndolos girar dentro del cilindro translúcido.

Así es la apisonadora tragabloques

Si quieres saber más sobre los beneficios de los juegos de construcción en el desarrollo de tu pequeño y cómo disfrutar jugando con tus hijos, ¡pincha aquí! y descubrirás nuevas formas de aprender y divertiros juntos.

Continúa leyendo